El blog de los seguros de El Corte Inglés

10 errores que estropearán tu gazpacho

10 errores que estropearán tu gazpacho Vida Saludable

El gazpacho es la receta estrella por excelencia de los hogares españoles en verano. Además de hacerse con ingredientes de temporada, este plato andaluz es muy fresco y aporta todo lo que necesita nuestro organismo para sobrellevar las altas temperaturas. Además, es excelente para nuestra piel y nos posición de la sobreexposición al sol en la época estival.

El gazpacho es originario de Andalucía. Concretamente, es un plato que nace de los antiguos campesinos y jornaleros, que aprovechaban el pan seco de días anteriores, lo mojaban en agua y lo estrujaban a mano, mezclándolo con tomates también estrujados manualmente, ajo machado en un mortero, sal, aceite, vinagre. Además si tenían a mano algunas verduras u hortalizas picadas, en especial, pepinos y pimientos, también se las añadían.

Receta tradicional del gazpacho andaluz.

No hay nada que sustituya a buen gazpacho casero, ni si quiera los de “bote” que tan de moda se han puesto en los últimos años, y los fans de este producto y que no tienen o no quieren dedicarle un poco de tiempo, pueden encontrar en cualquier supermercado.

Aunque la receta del gazpacho aparentemente es sencilla, mancillarlo resulta bastante fácil, y sino que se lo digan a los aspirantes de masterchef.

Para hacer un rico gazpacho debes utilizar:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • ½ o o 1 pepino
  • 1 pimiento verde (sin pepitas)
  • 1 diente de ajo
  • ½ cebolla
  • Una rebanada de pan remojada en agua (si quieres)
  • ¼ de litro de aceite de oliva
  • Vinagre de vino
  • Sal

Sin embargo, si no consigues que tu gazpacho quede en condiciones, quizás estés cometiendo alguno de estos errores muy comunes en la receta a la hora de elaborar de este plato. ¡Anótalos!

  • Triturar todos los ingredientes juntos. Primero se tritura la verdura y el aceite de oliva, especialmente si vas a añadirle pan. El gazpacho debe quedar líquido, que se pueda beber o como mucho tomar con una cuchara sopera. Una vez hayamos hecho este paso, añade el pan, previamente mojado en agua.
  • Salar antes de triturar. Si salamos en exceso los ingredientes antes de batirlos puede que pequemos de salerosos. Mejor echar un poco y luego corregir.
  • Echarle pimiento rojo. Es un ingrediente que mucha gente suele echar, y realmente no lo lleva. Lo cierto es que debido a la potencia de su sabor puede restar importancia al sabor del tomate, que es a lo que debe saber un gazpacho fundamentalmente.
  • Pieles sin triturar. Un gazpacho no debe tener tropezones, eso de beberlo y encontrarse con trozos de piel de tomate o semillas sin triturar, pero ser un poco asquerosito y quitarle toda la gracia. Para consumir con gusto un buen gazpacho hay que batir bien la mezcla, con una batidora potente basta o un vaso batidor (que es un mucho más cómodo y rápido). Si no se quiere no es necesario que pelar los tomates. Además, si cuelas el gazpacho obtendrás una textura aún más sedosa.
  • No usar aceite de oliva virgen. Si usas aceite refinado, que tendrá un sabor neutro, y restará sabor a todos los ingredientes. Eso sí, te tienes que gustar el sabor fuerte de este aceite, todo es cuestión de gustos.
  • Usar cualquier tipo de tomates. Error garrafal. Los tomates ideales para hacer gazpacho son los maduros y que sean de tipo pera o de rama. Estas clases de tomates aportan más agua y menos acidez, además le darán un tono más rojizo que es el color que tiene que tener.
  • Servirlo caliente. El gazpacho es una bebida fresca, y por tanto no debe estar a temperatura ambiente porque perderá toda su esencia.
  • Añadir hielos en cubitos. Cuidadito con esto. Corremos el riesgo de aguar el gazpacho y arruinarlo por completo. El consejo es que lo enfríes en la nevera con antelación antes de consumirlo.
  • Sabor fuerte. Esto puede ocurrir si te pasas con las cantidades, especialmente con el vinagre, el ajo o la cebolla.
  • Pasarse con el pan. Hay que aprender que un gazpacho no es un salmorejo. Si le añades kilos de pan quizás estés mezclando conceptos.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.