El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Es bueno dormir con el sujetador?

¿Es bueno dormir con el sujetador? Vida Saludable

Son muchas las mujeres que duermen con sujetador porque tienen la creencia de que así el pecho se mantendrá más firme y no se caerá. Pero quizás estén equivocadas. Presta atención.

La mayoría de mujeres utiliza sujetadores con copas o aros para mantener su pecho firme y erguido. En los últimos años ha crecido la tendencia, especialmente entre las jóvenes del uso de este tipo de prendas más livianas, sin aros, ni copas, ni push up y con tejidos más cómodos que se adaptan a la piel.

De hecho, el sujetador era una prenda que no se debía enseñar, y que ahora con las transparencias y los encajes, es un elemento más de los outfits.

Pero los sujetadores con aros y copas pueden ser aceptables mientras nuestra posición es vertical, es decir durante el día se recomienda su uso, pero es desaconsejable a la hora de acostarnos.

Según manifiestan los datos no hay nada, ni escrito ni demostrado ni estudios, que demuestren que el uso del sujetador durante la noche evite la caída del pecho. De hecho, la caída del pecho tiene que ver más bien con el grosor de la piel, con la elasticidad de la misma y con los ligamentos de la mama.

Con el paso de los años disminuye tanto el grosor como la elasticidad de la piel y los ligamentos se hacen más débiles y es, por tanto, lo que provoca la caída del pecho. Dormir o no con sujetador no influye ni en el grosor, ni en la elasticidad ni en los ligamentos.

Sujetador para dormir, sí o no.

Si eres de las que sí duerme con sujetador, y con el primero que pillas, toma nota de estos datos, porque esta rutina sí que podría tener un efecto negativo en tu salud.

Por lo general, los expertos nos recomiendan prescindir de esta prenda a la hora de ir a dormir. Según advierte un estudio realizado por médicos antropólogos hay un dato que debemos tener en cuenta: el sujetador comprime varios ganglios y canales linfáticos, evitando así que podamos filtrar y eliminar las toxinas de modo natural mediante el drenaje linfático.

Esto es muy importante ya que muchas de estas funciones se llevan a cabo durante la noche, por lo que pueden originarse retenciones de líquidos. Y no es cosa baladí porque estos detalles a largo plazo pueden originar por ejemplo la aparición de posibles quistes, nódulos fibrosos o tumores, lo que es todo un riesgo.

Los sujetadores pueden comprimir nuestros senos impidiendo que la linfa libere la toxina, y ocasionar un problema circulatorio que puede agravarse. Además, por si no lo sabías el tejido del sujetador hace que la temperatura de nuestro pecho se eleve. Es importante recordar que una mama precancerosa dispone de una temperatura mayor de las que están sanas. Por lo tanto, no conviene inducir a esta elevación térmica durante las noches en nuestros senos.

Además, la mama necesita de cierto movimiento para permitir que la linfa circule. Por eso los defensores del uso del sujetador matizan que no es bueno utilizar esta prenda más de 7 horas al día. Y por eso, tampoco es adecuado hacerlo por la noche. El motivo es que los pechos necesitan sentirse un poco libres de esa sujeción y moverse para que, con ello, se permita la circulación de la linfa y su masaje.

Qué pasa si tengo el pecho grande

El caso de las mujeres que tengas unas mamas muy grandes es diferente. Las que tienen mucho pecho, precisamente no deberían olvidarse del sujetador a la hora de ir a la cama.

El motivo es evitar que ese 'sobrepeso' de la mama provoque una caída mayor del pecho, aunque suele ser más una cuestión de comodidad que por los efectos negativos de no usarlo. En el caso de mamas muy grandes a veces se recomienda el uso de un sujetador específico, que sea suave, de algodón y sin varillas. De esta manera el pecho está más recogido y resulta más cómodo a la hora de dormir, pero no porque tenga un efecto sobre la caída del mismo.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.