El estrés es una respuesta del sistema nervioso a una situación percibida como una amenaza.

A diario por el trabajo, la preocupación económica, los problemas familiares, con tu pareja, hijos, etc. Son muchos los factores que cambian tu ritmo de vida y hacen que sea una montaña rusa, con subidas y bajadas extremas, provocando un desequilibrio del sistema nervioso.

¡Stop, mantén el estrés a raya! Este problema, a la larga, tiene consecuencias serias sobre la salud física, mental y emocional.

-Lo primero que tienes que plantearte es que en esta vida hay prioridades. Muchas veces nos cargamos de demasiadas cosas, y no sabemos cómo resolver todos los conflictos, nos colapsamos y terminamos desbordados.

-Saber lo que hay detrás del estrés de cada uno es un punto fundamental para poder combatirlo. Es fundamental para poder atajar el problema desde el origen.

-Alimentarnos correctamente en épocas de mucho estrés es necesario aumentar el consumo de frutas, verduras, frutos secos, granos integrales… Y si es necesario suplementos de vitamina C, B, potasio y magnesio.

-Descanso profundo. Cuando duermes las horas que debes no solo descansa tu cuerpo, sino que te permite estar más concentrado, con más energía, y ganas de realizar actividades físicas.

-Practica actividades que ayuden a liberar tensiones. Sesiones de Reiki, respiración abdominal, baños de aromaterapia, masajes relajantes, escuchar música, meditación y el yoga pueden servirte para relajarte y lograr tu momento de paz del día.