El cambio de estación, de climatología y de horarios, puede provocar la conocida “astenia primaveral”, que no es otra cosa que sensación de cansancio y desánimo.

Justo antes de la llegada de la primavera, son muchas las personas que se notan más decaídas de lo normal, bajas de energía.

El entorno laboral es uno de los entornos sociales donde más se puede acusar la astenia primaveral. El estrés, el cansancio, la desmotivación, la irritabilidad… son síntomas que pueden afectar en nuestro trabajo y productividad, haciendo que nuestra jornada resulte pesada e interminable.

¿Qué hacer para que la astenia primaveral no afecte en el trabajo? La mejor manera es prevenir su aparición o aminorar sus síntomas:

  • Es importante que nos mantengamos bien hidratados. Bebe mucha agua, mínimos dos litros cada día.
  • Para evitar el decaimiento y que la astenia primaveral no afecte en el trabajo, es fundamental seguir una dieta sana, variada y equilibrada, que proporcione todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para que nuestro organismo trabaje de forma correcta y pueda realizar todas sus funciones. Además, estar bien vitaminados y mineralizados, conseguirá que nuestras defensas no decaigan y nos protejan contra enfermedades y fatiga.
  • Para sentirnos descansados debemos dormir las horas suficientes y tener un sueño de calidad. Es necesario que duermas ocho horas diarias. Procura conciliar el sueño en un entorno tranquilo, silencioso y libre de aparatos eléctricos. Debes intentar meterte en la cama en un estado de tranquilidad y relajación.
  • Si te preguntas qué hacer para que la astenia primaveral no afecte en el trabajo, seguramente no estás pensando en realizar ejercicio físico. Tu lógica dirá que si ya te sientes cansado, hacer ejercicio te agotará aún más. Pero te equivocas. Haz un esfuerzo y trata de realizar ejercicio media hora al día (caminar, montar en bicicleta, etc.). Hacer ejercicio físico activa la serotonina, conocida como “hormona de la felicidad”, la cual aumentará tu ánimo. Además, el ejercicio reactivará tus fuerzas y liberarás estrés acumulado.

Todos estos consejos te ayudarán, sin duda, a que la astenia primaveral no afecte en el trabajo. Lograrás rendir más en tus tareas diarias y afrontarás tu jornada laboral con mejor ánimo y sentido del humor.