El blog de los seguros de El Corte Inglés

Los mejores ejercicios para embarazadas

Los mejores ejercicios para embarazadas Vida Saludable

Para la mayoría de la gente, el ejercicio es muy beneficioso para la salud. Esto también incluye a las mujeres embarazadas. Si estás sana y tienes un embarazo normal (no de alto riesgo), debería ser seguro hacer ejercicio, especialmente si lo hacías antes de quedarte embarazada.

En primer lugar, es importante que sepas que, si no existe ninguna contraindicación, realizar un ejercicio moderado durante el embarazo es bueno tanto para la madre como para el bebé. Por ello no debemos temer seguir con nuestra rutina diaria o semanal.

Hacer ejercicio es bueno para nuestra salud tanto física como mental, ya que liberamos endorfinas y sirve para desestresarnos y liberar tensiones. Además, en el embarazo puede ayudarnos a que nos encontremos mejor y a mantener el peso adecuado, algo que te beneficiará para luego recuperar el cuerpo después del parto.

Además, puede contribuir a aliviar o prevenir el malestar durante el embarazo. También nos puede dar más energía y preparar el cuerpo para el trabajo de parto, aumentando el nivel de fortaleza muscular y de optimismo, que serán cruciales para afrontar ese momento de la mejor forma posible.

Algunos de los beneficios de realizar ejercicios durante el embarazo son: aumento de peso saludable, reducción del dolor de espalda, ayuda con el estreñimiento, mejora del estado físico general, fortalecimiento del cuerpo y preparación para el parto. Además, te ayudará a perder peso después del nacimiento del bebé.

Ejercicios recomendados para embarazadas

Los mejores ejercicios que son más cómodos e idóneos para el cuerpo de una embarazada son aquellos que no requieren que su cuerpo cargue peso adicional. Generalmente los ejercicios de cardio son lo más recomendados. Caminar y hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto son generalmente bien tolerados.

Se recomienda realizar 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada cada semana, a un ritmo que te permita hablar, pero no cantar. Puedes distribuir los 150 minutos como quieras. Por ejemplo, hacer 30 minutos de ejercicio 5 veces a la semana. Si ya eras físicamente activa antes de estar embarazada, es posible que puedas mantener tu rutina, eso sí consúltalo antes con un médico especialista de tu seguro

  • Caminar.

    Tiene múltiples beneficios y es una actividad que se puede realizar desde el primer hasta el último día. Es recomendable para favorecer la llegada del bebé de manera natural. Ayuda a prevenir problemas circulatorios como los edemas, la hinchazón de piernas y pies, el estreñimiento, las hemorroides... Caminar durante el embarazo ayuda a controlar el aumento de peso sin forzar al organismo.

  • Ejercicios acuáticos.

    Realizar ejercicios en el agua durante el embarazo es ideal, ya que favorece y hace que los cuerpos que se encuentran sumergidos rebajen su peso. Esto reduce el riesgo de lesión o que puedas forzar algún músculo, además de proporcionar una mejora de la musculatura, circulación y respiración. Contribuye a disminuir el dolor de la zona lumbar y relaja las tensiones. Son recomendables, por tanto, la natación o el aquaerobic.

  • Yoga.

    Este tipo de ejercicio ayuda a mejorar la postura corporal, a prevenir dolores de espalda y otros trastornos como las hemorroides y o los vómitos. Favorece a reducir la presión y el peso del embarazo, además como es un deporte relajante contribuye a eliminar la sensación de fatiga, la tensión nerviosa y asegura al feto una mayor oxigenación.

  • Pilates.

    Tiene ventajas similares al yoga. Es mejor que hagas un pilates adaptado a embarazadas para evitar posturas o ejercicios que presionen el vientre o hagan peligrar nuestro equilibrio.

  • Bicicleta.

    Es una actividad relajante, tonificante, y evita el exceso de peso, tanto de la mamá como del bebé. También favorece la circulación, pero es un ejercicio viable hasta el quinto o sexto mes de embarazo ya que a partir de esta etapa el volumen de la tripa crece y puede desequilibrarte. Una opción de menor riesgo hasta la recta final del embarazo es la bicicleta estática, y si son con asiento en lugar de sillín, mucho mejor.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.