Los aficionados al esquí están de enhorabuena. La temporada ha comenzado en nuestro país y ya pueden practicar su deporte favorito, pero siempre deben hacerlo de forma segura. Por ello, la compañía Zurich Seguros ha enumerado una serie de consejos para esquiar de forma segura, de los cuales el primero es contar con una póliza para cubrir los posibles riesgos de la práctica de este deporte.

El esquí en España es una disciplina muy popular. Desde la aseguradora, apuntan a que nuestro país ocupa el noveno puesto en cuanto a comercialización de forfaits para la práctica del esquí.

Este deporte, puede ser una de las mejores maneras de disfrutar de la montaña en invierno, aunque puede conllevar ciertos riesgos que debemos tener en cuenta. Por eso, es conveniente estar protegidos con el seguro adecuado y tener en cuenta un conjunto de consejos para esquiar en las mejores condiciones:

  • Disponer de un buen equipo es imprescindible para evitar accidentes o lesiones. Además, es importante llevar una ropa de abrigo adecuada, gafas, protector solar, guantes y un casco específico para el esquí o el snowboard.
  • Es importante conocer y respetar la señalización de las estaciones de esquí. Las pistas, están calificadas de mayor a menor dificultad en negro, rojo, azul y verde. Además, también están equipadas con otras señales que indican la dirección a tomar, para orientar al esquiador en el descenso, o avisan de peligros o de un cierre eventual.
  • No esquiar fuera de pistas o en aquellas que están cerradas. Estas prácticas, pueden exponernos a un elevado riesgo ante posibles aludes, rocas o acantilados. Además, para esquiar de forma segura, también es importante también estar informado de posibles cambios en las condiciones meteorológicas.
  • Mejor, acompañado. Es conveniente no ir solo a esquiar. Esquiar de forma segura también depende de otros. Ante cualquier caída o accidente, será de gran ayuda tener a alguien que nos pueda socorrer en un primer momento y que pueda solicitar ayuda al personal médico.
  • Conocer nuestros límites. Debemos ser precavidos y no descender por pistas para las que no estamos preparados. Si lo hacemos, corremos el riesgo de lesionarnos y de poner en peligro a otros esquiadores.