Hero banner

Ayuda

¿En qué casos se puede perder el derecho a las prestaciones cubiertas por el seguro?

Es posible que una compañía aseguradora de seguros de salud rescinda el contrato por una causa justificada incluida dentro de las condiciones generales que se han firmado. Antes de ser asegurado, todas las compañías realizan un cuestionario de salud previo, que sirve para saber si tienes algún tipo de dolencia o enfermedad preexistente que impide que pases a ser uno de sus clientes. Es importante que respondas con total sinceridad ya que, de lo contrario,  tus coberturas o derechos de indemnización podrían verse afectados.

 

Mentir en el cuestionario de salud previo

El proceso de alta en un seguro de salud puede ser muy rápido si no tienes ningún problema de salud ni ninguna enfermedad previa que pueda conllevar un riesgo y un coste muy elevado para la compañía. La mayoría de las aseguradoras no se hacen cargo de las enfermedades o dolencias preexistentes con anterioridad a la firma del contrato, aunque es un aspecto que, como norma general, debe estar claramente especificado en las condiciones generales o particulares de la póliza. 

En el caso de que declares algún tipo de dolencia o enfermedad pueden pasar dos cosas: que la compañía no te asegure directamente, o que la compañía te haga pagar un póliza más cara de lo normal para protegerse de cara a un mayor gasto que le pueda originar esa dolencia o enfermedad. Estas empresas aseguradoras suelen tener un departamento llamado de “riesgos” para tratar estos casos especiales.

Por lo tanto si mientes en este cuestionario, ten en cuenta, que te pueden rescindir el contrato. Incluso algunas compañías pueden pedirte que pases un examen médico realizado por alguno de sus especialistas.

 

No pagar la póliza

El pago de una póliza de seguros se puede hacer generalmente de manera mensual, trimestral e incluso anual. En este sentido, son muchas las aseguradoras que ofrecen este tipo de posibilidades. En cualquiera de los casos, el cliente se compromete mediante un contrato a pagar todas las cantidades estipuladas. En caso de no hacerlo, las aseguradoras quedan eximidas de su compromiso de permanencia.

 

Mal uso del seguro

El tercer y último supuesto en el que te pueden echar del seguro es en casos extremos y graves de mal uso del seguro por parte del asegurado. 

 

Casos en los que no te pueden echar del seguro

¿Puede la compañía aseguradora rescindir el contrato por exceso de uso o de edad? Esta es una de las dudas que más suelen surgir a la hora de contratar un seguro de salud. La respuesta es que no. Los contratos de este tipo de seguros son anuales y se renuevan automáticamente salvo que avises con dos meses de antelación que no lo quieres hacer. 

Si durante este año de contrato utilizas mucho el seguro de salud, lo que puede ocurrir es que antes de la renovación, te informen de la subida de la prima, pero las aseguradoras se comprometen a no cancelar el seguro. Por lo tanto, si usas con mucha frecuencia los servicios médicos de tu seguro o has tenido o tienes un tratamiento costoso por una enfermedad grave, no te echarán de tu seguro.

En cuanto a la edad, las compañías por lo general se comprometen a no echarte si tienes más de 65 años y llevas 5 años continuos asegurado sin ningún impago de la prima. Otra cuestión es que quieras darte de alta en el seguro pasada esta edad. Hay seguros específicos para seguros mayores con unas coberturas más básicas y específicas.

También se puede dar la circunstancia de que llegue la renovación anual del seguro y estés recibiendo tratamiento por una enfermedad grave. ¿Te pueden echar del seguro en este caso? La respuesta es que no. Piensa en un tratamiento de cáncer por ejemplo. El hecho de que la renovación se produzca en ese momento no supone la suspensión del tratamiento.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento