Hero banner

Ayuda

¿Qué es el cuestionario de salud?

Te informamos de qué es el cuestionario de salud

¿Qué es el cuestionario de salud?

España cuenta con un modelo sanitario en el que todos sus habitantes independientemente de su situación económica y de su afiliación a la Seguridad Social tienen acceso al Sistema Nacional de Salud (SNS), que se caracteriza por universalizar la atención médica, estar descentralizado y tener en la atención primaria su base. Aun así, más de once millones de españoles confían el cuidado de su salud a entidades aseguradoras; un negocio que mueve más de 9.000 millones de euros al año y que supone para las arcas del Estado un ahorro que supera los 11.000 millones de euros, según se extrae de un reciente estudio de la Fundación IDIS.

En estos momentos, las compañías que comercializan seguros de salud en España ofrecen al usuario de este tipo de productos un amplio abanico de soluciones aseguradoras para cuidar de su salud. A grandes rasgos, estos seguros pueden ser encuadrados principalmente en tres categorías: Asistencia Sanitaria con o sin copago, también conocidos como de “Cuadro Médico”, son los seguros de salud preferidos por los ciudadanos españoles; Reembolso de Gastos, que se distinguen por ser seguros que permiten al asegurado elegir libremente al profesional médico así como el centro sanitario que considere oportuno en cada ocasión para recibir la atención médica que precise; y Subsidio o Indemnización, que garantizan al asegurado una indemnización diaria (previamente fijada en la póliza) en caso de darse alguna de las circunstancias contempladas en el contrato de seguro relacionadas con su salud: por ejemplo, en caso de encontrase hospitalizado o de baja laboral por enfermedad.

 

Cuestionario de salud: ¿Qué es?

Pues bien, en el caso de estar barajando la posibilidad de contratar uno de estos seguros (Asistencia Sanitaria, Reembolso de Gastos o Subsidio), se debe tener presente que la entidad aseguradora exigirá al futuro asegurado que cumplimente un cuestionario de salud. En concreto, se trata de una declaración firmada que acompaña a la solicitud de seguro para formalizar una contratación. Las preguntas que se incluyen en este cuestionario están relacionadas con el estado de salud del posible cliente, así como con el de aquellas personas que se quieran incorporar a la póliza. Por ejemplo, en el caso de que alguna de las personas que se quieran incluir en la póliza es menor de edad, su parte del cuestionario tendrá que realizarla su padre/madre o su tutor legal.

Las preguntas que se incluyen en el cuestionario de salud no se limitan a conocer el estado actual o las enfermedades que haya podido padecer el posible asegurado anteriormente, sino que también incorpora cuestiones que hacen referencia a la frecuencia con la que el posible asegurado acude al médico, así como a las pruebas o intervenciones quirúrgicas a las que tengas previsto someterte en el futuro. Por norma general, aunque en última instancia dependerá de cada entidad aseguradora en particular, existen diferentes tipos de cuestionarios, en los que las preguntas varían en función del tipo de seguro que se quiera contratar y de las coberturas que tenga. Por ejemplo, si se trata de una póliza que no incluye la hospitalización, puede que la compañía aseguradora no tenga en cuenta el historial de ingresos del futuro asegurado, por lo que esta pregunta no aparecerá en el cuestionario de salud.

 

¿Por qué este cuestionario es tan importante?

En primer lugar, la importancia de este documento reside en que gracias al mismo la entidad aseguradora puede determinar el riesgo a cubrir y, a partir de ahí, decidir si asume el riesgo y, en caso de hacerlo, en qué condiciones. En definitiva, el cuestionario de salud hace posible que la compañía realice una adecuada valoración del riesgo de cara a su contratación. En este sentido, es del todo aconsejable que el posible asegurado recurra a su historial médico y a todos los informes que pueda tener guardados sobre sus visitas al médico. Además, de esta forma, el futuro cliente también será preciso a la hora de proporcionar fechas y duración de los ingresos hospitalarios. De hecho, en según qué casos, la compañía pedirá al posible asegurado algunos de esos informes si necesita realizar una valoración más precisa acerca de alguna enfermedad declarada en el cuestionario de salud.

Por todo lo anterior, a la hora de rellenar este documento se recomienda ser sincero, ya que en caso de que no sea así, esta conducta puede suponer que la entidad aseguradora anule la póliza o que no acceda a que al asegurado se le presten determinados servicios asistenciales, ya sea por haber omitido o mentido en datos que afectan negativamente a la valoración del riesgo o por no haber informado de las enfermedades preexistentes. Al respecto, la entidad aseguradora puede incluir o no algún tipo de exclusión, circunstancia que hará posible que el futuro asegurado sea quien tenga la última palabra a la hora de suscribir o no el seguro, oportunidad que el posible cliente no tendrá a su alcance en el supuesto de que no haya sido sincero al rellenar el cuestionario de salud.

Por último, el posible asegurado también deberá tener presente que cada aseguradora en particular cuenta con su propio cuestionario de salud, pudiendo llegar a ser muy diferentes de una compañía a otra; para unas entidades serán de suma importancia una serie de cuestiones, mientras que para otras lo serán otro tipo de preguntas. Eso sí, cuanto más claro sea este documento la valoración del riesgo por parte de la entidad aseguradora será más precisa; es decir, un cuestionario de salud que no dé lugar a interpretaciones subjetivas, ya que cumplirá con su función mucho mejor y, sin duda, será más efectivo a la hora de valorar y asegurar el riesgo de la mejor manera posible.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento