Hero banner

Ayuda

¿ME PUEDO DESGRAVAR EL SEGURO DE SALUD?

Te informamos sobre si te PUEDes DESGRAVAR EL SEGURO DE SALUD

TE CONTAMOS si te PUEDes DESGRAVAR tu SEGURO DE SALUD

Por regla general, los seguros de salud no desgravan en la declaración de IRPF, ya que Hacienda los considera una forma voluntaria de complementar las necesidades cubiertas por el Sistema Nacional de Salud de la Seguridad Social. Sin embargo, existen tres escenarios en los que sí es posible desgravarse fiscalmente las primas, incluso en su totalidad: 

  • Trabajadores sujetos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)
  • Empresas que ofrezcan seguros de salud colectivos a sus empleados
  • Trabajadores por cuenta ajena que dispongan de esos seguros médicos ofrecidos por sus compañías.

 

Beneficios fiscales de los seguros de salud para los autónomos

Para los trabajadores autónomos, la póliza de salud se considera un gasto deducible en sus declaraciones de la renta, por lo que contar con un seguro de salud les reporta beneficios fiscales. Son, probablemente, el colectivo que más necesita un seguro médico, dado que una baja por enfermedad puede interrumpir su facturación si no cuentan con seguro de baja laboral que cubra esos ingresos. 

Para acogerse a esas deducciones, previstas en la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, los autónomos deberán tributar en régimen de estimación directa, un tipo de declaración que considera los ingresos anuales reales de los autónomos, es decir, la rentabilidad obtenida el año anterior.

Además, estos beneficios fiscales del seguro de salud para autónomos que permiten desgravar sus pólizas se extienden a sus cónyuges y a sus hijos menores de 25 años, siempre que residan en el domicilio familiar.

El límite para desgravarse las primas por parte de trabajadores autónomos asciende a un máximo de 500 euros por cada persona de la familia que cumpla esos requisitos, o un máximo de 1.500 euros si alguna de esas personas que protege el seguro de salud está afectada por alguna discapacidad. La deducción máxima de la familia no podrá sobrepasar los 4.500 euros en total por este concepto.

La Ley 35/2006 del IRPF que habilita esa deducción, dice literalmente que “tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él. El límite máximo de deducción será de 500 euros por cada una de las personas señaladas anteriormente o de 1.500 euros por cada una de ellas con discapacidad”.

La deducción del seguro de salud en la declaración de la renta podrá hacerse, si así lo desea el autónomo, en pagos fraccionados, presentando el modelo 130, o en un pago único.

Por ejemplo, una autónoma que haya facturado 36.000 euros en 2020, con unos gastos de 15.000 euros, y haya satisfecho unas primas de 1.700 euros por su seguro de salud, donde incorporó a su marido y a sus dos hijas, podrá restar,  esos 1.700 euros de los 21.000 euros de sus beneficios del año anterior y tributar solo por 19.300, aplicando el tipo impositivo al tramo correspondiente a esta cantidad, en lugar del tramo de 21.000 euros.

Es imprescindible conservar la póliza del seguro de salud, los recibos bancarios de las primas satisfechas para acreditar ante Hacienda ese gasto fiscalmente deducible.

 

Beneficios fiscales de los seguros colectivos de salud para empresas

Cada vez es más frecuente que las empresas decidan suscribir una póliza colectiva de salud para sus empleados, iniciativa que fideliza el talento y complementa para ellos y sus familias la garantía del Sistema Nacional de Salud.

Es, además, un gasto deducible fiscalmente en el Impuesto de Sociedades que puede llegar al 100% de las primas satisfechas. Esto es así porque se consideran gasto social.

El importe deducible, al igual que en el caso de los autónomos, asciende hasta 500 euros por trabajador y podrá descontarse de los beneficios alcanzados por la sociedad el año anterior.

 

Beneficios fiscales de los seguros colectivos de salud para empleados

En el caso de que la empresa, o el autónomo, pague la totalidad de las primas del seguro médico para sus empleados, esta aportación y la destinada a cubrir a los familiares del empleado, cónyuge o hijos menores de 25 años que convivan en el domicilio familiar, se considera retribución en especie, pero esos empleados están exentos de declararla como rendimiento del trabajo, por lo que generan un ahorro fiscal equivalente a las primas satisfechas por su empresa. 

El límite será también de 500 euros por cada persona incluida en las coberturas del seguro de salud. En caso de que las primas del seguro médico excedan de los 500 euros anuales que los empleados se pueden desgravar por sí mismos o cada uno de sus familiares incluidos en sus coberturas, la cantidad que exceda de ese límite tributará como rendimiento en especie.

Si los trabajadores abonan una parte de las primas de su seguro de salud colectivo suscrito por la empresa, habitualmente en cuantías muy inferiores al precio del mercado aplicado a clientes individuales, y tanto para las coberturas que afecten al propio trabajador o a sus familiares, ese importe será deducible con los mismos límites que los establecidos para los autónomos: 500 euros por persona cubierta, 1.500 si tiene alguna discapacidad, y 4.500 en total.

Adicionalmente a estas deducciones en el tramo estatal de la declaración de la renta, algunas Comunidades Autónomas permiten deducir gastos por enfermedad o primas abonadas por los tomadores de seguros de salud a sus mutuas o aseguradoras.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento