Hero banner

Ayuda

¿Qué son los periodos de carencia?

Todo lo que tienes que saber sobre los periodos de carencia

¿Qué seguros cuentan con periodos de carencia?

Seguramente no has escuchado hablar del término “periodo de carencia” hasta que te has interesado en la contratación de un seguro de salud. Se trata de uno de esos términos que no investigas hasta que no llega la ocasión, así que veamos en qué consiste y qué debes tener en cuenta para que todo quede claro desde el primer momento de la contratación de un seguro de salud.

¿Qué son los periodos de carencia? Significado

Un plazo de carencia es el tiempo que debe pasar desde que contratamos el seguro hasta que tenemos acceso a ciertos servicios o coberturas. Lo más habitual es encontrarnos con este tipo de plazos en las pólizas de seguros de salud, aunque normalmente para la atención primaria o los tratamientos que se consideran sencillos no se contemplan. Generalmente se utilizan para intervenciones, medios de diagnóstico, tratamientos especializados o prestaciones de servicios específicos.

Dicho de otra manera, una mujer embarazada no dispondrá de todas las coberturas relacionadas con la atención al embarazo o el parto si contrata un seguro de salud privado en las primeras semanas de gestación; una persona no puede darse de alta en una póliza y operarse una rodilla a los pocos días, o no se puede hacer una prueba compleja del tipo PET-TAC hasta que no haya pasado el tiempo que estipule la compañía aseguradora. 

Ejemplo: ¿qué quiere decir carencia de 6 meses? ¿Y de 12?

Si en tu contrato de seguro se estipula una carencia de 6 meses para ciertas coberturas, no podrás hacer uso de ellas hasta que se cumpla ese plazo de tiempo desde el momento en que firmas tu póliza. Si decides hacerte un seguro médico porque quieres realizarte una intervención traumatológica, por ejemplo, debes tener en cuenta que, si lo contratas en marzo, no podrás pasar por el quirófano hasta septiembre.

Lo mismo sucede si la carencia es de 12 meses. Ese es el tiempo que tendrás que esperar para poder beneficiarte de la cobertura en concreto que tenga esa limitación. Como hemos adelantado, estas carencias suelen estipularse para tratamientos o intervenciones más complejos, además del parto.

Conocer los plazos de carencia que se establecen en la póliza de salud que quieres contratar es muy importante para no llevarse sorpresas en el peor momento

Si crees que es el momento de contratar una póliza de salud, lo mejor es buscar qué tipo de seguro se adapta más a ti o a las necesidades de tu familia, y la manera más sencilla de dar con tu seguro médico ideal es utilizar un comparador de seguros de salud, donde podrás encontrar la póliza más recomendable para tus necesidades y al mejor precio. También puedes contactar con nuestros expertos para que te ayuden en tu labor de búsqueda.

¿Cuáles son los periodos de carencia más habituales? 

Lo más común es que las entidades aseguradoras fijen los periodos de carencia en plazos de tiempo que rondan un mínimo de tres meses y un máximo de diez. Los tratamientos más especiales y las intervenciones con hospitalización, suelen tener unos periodos de carencia más largos, entre los seis y los diez meses. 

Por ejemplo, es habitual un periodo de carencia de 6 meses para pruebas como PET, TAC, resonancias, diálisis y oncología médica o radioterápica, entre otros. Para asistencia al parto o cesáreas, amniocentesis o seguimiento del embarazo, el plazo será de 8 meses. 

Esta información debe estar estipulada en lo que se llama “condiciones generales de la póliza”, que no es más que toda la información relativa a la misma. Cada entidad aseguradora es libre de establecer sus propios periodos de carencia por lo que es posible encontrar diferencias entre unas y otras. A continuación, disponemos de algunos ejemplos reales que, como normal general, suelen proponer las compañías de salud en relación con los periodos de carencia:

  • Pruebas diagnósticas complejas: 6 meses.
  • Logofoniatría: 6 meses
  • Parto o cesárea: 8 meses
  • Vasectomía y ligadura de trompas: 10 meses

¿Cuál es la función del periodo de carencia?

Las entidades aseguradoras establecen los mencionados periodos de carencia en los seguros de salud para protegerse de aquellos clientes que solamente suscriben la póliza para solventar alguna dolencia o necesidad médica urgente y que, una vez resuelta, se dan de baja. Por lo que, aunque en última instancia dependerá de cada compañía y del tipo de cobertura, hasta que no haya transcurrido el tiempo fijado en la póliza, el asegurado no podrá disfrutar de determinadas garantías. Asimismo, las entidades aseguradoras incluyen este tipo de restricciones en sus seguros de salud para evitar que los asegurados sean tratados a raíz de una enfermedad o dolencia preexistente, es decir, que ya padecía en el momento de contratar la póliza. 

¿Hay seguros de salud sin carencia? 

Lo que más demanda un cliente de un seguro médico privado es poder utilizarlo en la totalidad desde sus coberturas desde el primer día. Por eso, una pregunta muy recurrente a la hora de pedir información sobre un seguro es: ¿voy a poder utilizarlo desde el primer día? 

La respuesta es que sí existen seguros sin carencias dependiendo de la compañía con la que se contrate la póliza y las condiciones ofertadas. 

Pregunta siempre por las carencias a la hora de contratar un seguro de salud. La salud es muy importante y la información también; es mejor saber lo que has contratado desde el primer día para poder hacer un uso adecuado de todos los beneficios que proporciona. 

Si hay una urgencia, ¿se mantiene la carencia?

Podemos encontrar dos casos en los que los seguros de salud no mantienen los periodos de carencia, y que son tranquilizadores para el asegurado:

Casos urgentes

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) establece que en estas ocasiones las entidades aseguradoras deben eliminar los periodos de carencia y brindar al asegurado la asistencia que requiera (Ley 50/80, artículo 103). El órgano de control define las asistencias de carácter urgente como aquellas que tienen carácter médico y/o sanitario, incluyendo el transporte, que si no se prestan de forma inmediata pueden hacer peligrar la vida de un paciente, su integridad física o provocar un menoscabo definitivo en su salud. 

Cuando el asegurado cambia de compañía de seguros de salud

Cuando un asegurado tiene contratada una póliza de salud y decide cambiar de compañía, es bastante probable (aunque no ocurre en todos los casos) que la nueva entidad aseguradora acceda a eliminar ciertos periodos de carencia y así pueda disfrutar de las garantías inmediatamente.

Así que ya sabes, antes de contratar una u otra póliza de salud, es fundamental que seas conocedor de todos los pormenores de las diferentes opciones que tienes ante ti. Un aspecto crucial es conocer los periodos de carencia, ya que puede darse el caso de que contrates una póliza y después compruebes que no tienes acceso a una serie de coberturas hasta que no haya transcurrido un tiempo concreto establecido en cada póliza.