Hero banner

Ayuda

¿Qué es la invalidez permanente?

Te informamos para que tengas más información sobre qué es la invalidez permanente

Te asesoramos sobre los diferentes tipos de incapacidades, en especial la invalidez permanente

Cuando hablamos de invalidez permanente nos referimos a la situación del trabajador que, después de haber estado a tratamiento prescrito, se encuentra incapacitado o incapacitada para volver con normalidad a su actividad laboral. No significa que no pueda desarrollar ninguna labor, pero sí que se tendrá dificultades para hacer vida normal, según el grado de incapacidad que se presente. 

No existe solamente un solo tipo de incapacidad, podemos encontrar la invalidez permanente también llamada invalidez permanente o total -que es a la que nos referimos ahora- la invalidez temporal, la invalidez absoluta y la gran invalidez. A continuación detallamos en qué se diferencian.

 

Grados de incapacidades permanentes

Existen cuatro grados reconocidos de incapacidades en España. La incapacidad parcial, la total cualificada o permanente, la absoluta y la gran invalidez. 

La incapacidad parcial es en la que, sin llegar a alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador o trabajadora una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual sin impedirle la realización de sus tareas fundamentales.

En la incapacidad permanente, también conocida como incapacidad permanente o total, el trabajador o trabajadora han sufrido un accidente de trabajo o han sido diagnosticados con una enfermedad que los inhabilita o disminuye su capacidad para realizar sus labores para la profesión habitual. Después de haber estado a tratamiento prescrito, presentan reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva, y previsiblemente definitivas, que disminuyen o anulan su capacidad laboral. Estas secuelas o dolencias han de ser demostrables. Es el segundo tipo de invalidez más declarada en España y puede serlo mediante valoración médica o sentencia judicial. 

Este tipo de incapacidad no está reñida con que la persona que la padece se pueda dedicar a otra actividad distinta mientras perciben la indemnización correspondiente a su incapacidad permanente total. Las personas que tengan reconocida una incapacidad permanente total presentan un grado de discapacidad igual o superior al 33%. Como norma general, la incapacidad permanente o total suele venir precedida de una incapacidad temporal porque las dolencias pasan a ser recurrentes. 

En la incapacidad absoluta se inhabilita al trabajador o trabajadora para todo tipo de trabajo u oficio ya que se han perdido todas las capacidades a nivel físico o a nivel psíquico para desarrollar cualquier actividad con un mínimo de eficacia o profesionalidad. Hay ciertos requisitos para que se pueda declarar, por ejemplo, las secuelas tienen que ser previsiblemente definitivas y si no lo son, que la curación sea incierta o con baja probabilidad. Algunos ejemplos de enfermedades susceptibles de ser declaradas como invalidez absoluta son la fibromialgia, la fatiga crónica, la esclerosis múltiple, los tumores, las enfermedades cardíacas, el trastorno bipolar o la depresión, entre muchas otras.

El grado más grave de las incapacidades es la incapacidad por gran invalidez, en la que se inhabilita para todo trabajo al empleado o empleada y, además, se requiere asistencia para los actos esenciales de la vida. Constituye el grado máximo de incapacidad laboral en España.

 

Otros tipos de incapacidades

Como aclaración, también te informamos que se puede sufrir una invalidez temporal, obviamente la menos grave. La persona que ha sufrido un accidente se encuentra incapacitado o incapacitada de manera temporal para realizar su actividad laboral con normalidad durante un determinado periodo de tiempo. Pasado el tiempo estipulado para la baja temporal, previa revisión médica, se puede declarar la incapacidad permanente.  

Existen también las lesiones permanentes no invalidantes que son aquellas lesiones, mutilaciones o deformidades que se pueden padecer después de un accidente de trabajo o enfermedad profesional pero que no afectan a la capacidad laboral del trabajador o trabajadora. Los requisitos son tres: La lesión tiene que ser de carácter permanente, debe ser causada por un accidente laboral o enfermedad profesional y las lesiones no pueden incidir en la capacidad laboral del trabajador o estaríamos hablando de una incapacidad permanente. La indemnización por lesión permanente no invalidante no es compatible con el reconocimiento de una incapacidad permanente.

 

Revisiones y reclamaciones de las incapacidades

Hay que aclarar que el órgano competente para evaluar, calificar y revisar la incapacidad es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), que es el que también determinará el grado de incapacidad que se sufre. La declaración de la situación de incapacidad permanente la debe valorar un Equipo de Valoración de Incapacidad (EVI). Los equipos EVI se encuentran en cada dirección provincial del INSS y se asignan en función de la dirección del domicilio de la persona que tiene que ser evaluada. La persona que ha sido declarada con cualquiera de las incapacidades antes descritas tiene la obligación de presentarse ante el Tribunal Médico para las revisiones pertinentes.

Hay que tener en cuenta que la incapacidad o invalidez permanente siempre puede ser revisable hasta cumplir la edad ordinaria de jubilación. El grado de incapacidad puede ser disminuido, aumentado o retirado. Por lo tanto, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) puede resolver cancelar la prestación de la pensión cuando revise el caso. Aun así, existen mecanismos de reclamación ante esta situación o situaciones similares.

¿Se puede impugnar el resultado del Tribunal Médico? Si tienes estas y otras dudas te recomendamos que hables con los asesores especializados de El Corte Inglés Seguros para resolverlas. Te pueden ayudar y aclarar cualquier dato en referencia a los distintos tipos de incapacidades o la invalidez permanente o total. Rellena tus datos para que se pongan en contacto contigo lo antes posible.