Hero banner

Ayuda

¿Quién es el asegurado en un seguro?

Te informamos de quién es el asegurado en un seguro

Te asesoramos de quién es el asegurado en un seguro

Antes de entrar de lleno en la cuestión inicial, nos parece del todo apropiado recordar a los lectores qué es o en qué consiste un seguro. Así, según se señala en la web Finanzas Para Todos del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el seguro es un tipo de contrato en virtud del que, a cambio de cobrar una prima (precio del seguro), la compañía aseguradora se compromete, en caso de que se produzca un siniestro cubierto por dicho contrato, a indemnizar el daño producido o a satisfacer un capital, renta u otra prestación convenida.

En ese sentido, dado que el seguro se encuentra presente en un gran número de ámbitos de nuestras vidas, tanto de carácter personal como profesional (por supuesto, también es vital en el terreno empresarial), necesita de una regulación específica; en nuestro país la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro.

 

¿Cuáles son los elementos que componen un seguro?

Una vez que hemos recordado, brevemente, qué es un seguro, con el objetivo de centrarnos en la cuestión “¿Quién es el asegurado en un seguro?”, es del todo aconsejable que tengamos claro cuáles son los elementos que tienen presencia en un contrato de seguro. Los mencionados elementos son de carácter formal, material y personal; elementos que han sido objeto de análisis en recientes “posts” como, por ejemplo, ‘¿Cuáles son los elementos personales de un seguro?’. 

Los primeros, los formales, son fundamentalmente la solicitud de seguro (formulario que el tomador del seguro ha de cumplimentar de manera previa a la suscripción del mismo) y la póliza (documento que recoge tanto las condiciones generales como particulares del contrato de seguro). Por su parte, los elementos formales de un contrato de seguro son el riesgo (su concurrencia es esencial para que pueda celebrarse un contrato de seguro), la prima (el precio del seguro que ha de abonar el tomador) y el interés asegurable (interés, básicamente, que debe existir en el tomador o asegurado de que no se produzca el siniestro). Por último, los elementos de carácter personal son aquellos que hacen referencia a las personas físicas o jurídicas que, generalmente, participan en el contrato de seguro; es decir, a los intervinientes en un contrato asegurador: entidad aseguradora, tomador del seguro, asegurado y beneficiario. Pues bien, aquí es donde queríamos llegar, hasta ver que el asegurado es uno de los elementos personales de un contrato de seguro; por lo tanto, la concurrencia de la “figura” del asegurado es esencial a la hora de celebrar un contrato de seguro.

 

El asegurado, ¿quién es?

Tal y como acabamos de indicar, el asegurado es una de las cuatro “figuras” o personas (físicas o jurídicas) que, fundamentalmente, se dan cita cuando se trata de suscribir un producto asegurador. El resto de intervinientes son: la entidad aseguradora (como no podía ser de otra manera), el tomador del seguro y el beneficiario; en este punto, resulta conveniente indicar que, en algunos contratos de seguro, pueden ser más las “figuras” o personas que participen, como más adelante veremos. 

Así, en líneas generales, en un contrato de seguro la “figura” del asegurado responde a persona (física o jurídica) titular del interés objeto del seguro. Llegados a este punto, en pocas palabras, podríamos decir que se trata de la persona a quien protege el seguro. Y es, en este momento, donde conviene aclarar que el mundo de los seguros puede darse situaciones en las que la “figura” del asegurado cuenta con particularidades. 

Por un lado, en algunos contratos de seguro, la persona que actúa como asegurado puede hacerlo, a su vez, como tomador del seguro y beneficiario. Por ejemplo, en un seguro de autos, donde el asegurado (a quién protegen las coberturas del seguro), puede ser la misma persona que contrata el seguro e idéntica a la que, en caso de siniestro, indemnizará el seguro si de esa manera procede. Pero, del mismo modo, en un seguro de autos el tomador puede ser una persona en concreto; el asegurado, otra; e incluso el beneficiario, otra. Y, además, retomando lo que decíamos líneas atrás, en algunos seguros pueden concurrir más “figuras”, como en el de autos, donde también tienen presencia e importancia las “figuras” del propietario del vehículo y del conductor. 

Sin embargo, en el caso de otros seguros, como el de motos, las entidades aseguradoras suelen obligar a que en una misma persona coincidan, excepto como es obvio la de la entidad aseguradora, el resto de figuras que intervienen en el contrato de seguro: tomador del seguro, propietario del vehículo, conductor del mismo y beneficiario de la póliza. 

Por otro lado, como por ejemplo ocurre en los seguros de vida (riesgo), puede ocurrir lo contrario a lo descrito anteriormente; es decir, que todas las “figuras” que participan en el contrato de seguro sean distintas. Así, imaginemos una situación en la que en una familia integrada por un matrimonio con un hijo, puede darse, por ejemplo, el caso en el que la madre contrate un seguro de vida (actuando como tomador del seguro), su marido sea el objeto del seguro (asegurado)  su hijo quien, en caso de siniestro, recibiría la indemnización pactada en la póliza (beneficiario). 

Asimismo, con relación a la figura del asegurado, también conviene estar al corriente de que, en defecto del tomador de seguro, será el asegurado quien asuma las obligaciones del contrato de seguro; no obstante, como se indica en el artículo 7 de la Ley de Contrato de Seguro, el asegurador no podrá rechazar el cumplimiento por parte del asegurado de las obligaciones y deberes que correspondan al tomador del seguro. 

Por último, con el objetivo de poner en contexto al resto de “figuras” o elementos personales que se dan cita en un contrato de seguro, vamos a recordar sus principales características:

  • Entidad aseguradora: es la persona jurídica (no puede ser de otra manera) que, como contraprestación al pago de una prima asume dar cobertura al riesgo y que, en caso de producirse un siniestro, indemnizará al beneficiario.
  • Tomador del seguro: básicamente, se trata de la persona que suscribe el seguro y que, por lo tanto, cuenta con la obligación (entre otras) de abonar la prima del seguro a la entidad aseguradora.
  • Beneficiario: por último, como a se ha indicado, es la persona o personas designadas por el tomador del seguro para recibir la indemnización.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.