Hero banner

Ayuda

¿Cuántas clases de prima de seguros existen?

Te informamos de cuántas clases de prima de seguros existen

Te asesoramos sobre las clases de prima de seguros que existen

La actividad aseguradora representa, en la actualidad, el 5% del PIB de España; un dato poco relevante, podríamos pensar. Pero, si se atiende al volumen total de riesgos que protege y gestiona el sector asegurador en nuestro país, la cifra se sitúa en 5,8 billones de euros, 4,7 veces el producto interior bruto del país, un dato -este sí- de gran trascendencia, dada la magnitud de las cifras. Pero, a pesar de su envergadura, el sector de los seguros sigue siendo un “gran desconocido” entre la población española; circunstancia que, en parte, puede deberse a la terminología propia del seguro.

 

Terminología aseguradora

Tal y como acabamos de mencionar, los términos que se utilizan en el terreno asegurador, precisamente, no invitan a una persona que sea ajena al sector a continuar profundizando en el mismo. Pero, también es cierto que cuanto más amplio sea nuestro conocimiento en este campo, menos dudas nos surgirán a la hora de encontrar la póliza de seguro que mejor se adapta tanto a las necesidades que presenta el riesgo como a las del asegurado; mientras que si el sector asegurador y todo lo que le rodea nos es muy lejano, la tarea tenderá a complicarse (en algunos casos, hasta límites insospechados). Llegados a este punto, el asesoramiento que, en materia aseguradora, presta a sus clientes el equipo de expertos profesionales de El Corte Inglés Seguros puede sernos de gran ayuda para alcanzar nuestras expectativas en un terreno que, en determinadas ocasiones, puede llegar a ser muy árido y desconcertante. 

Entre los términos aseguradores, propiamente dichos, que podemos considerar básicos se encuentran palabras como: riesgo, póliza, siniestro, capital o suma asegurada, tomador, asegurado, beneficiario… Todas ellas, citadas y descritas en “posts” de reciente publicación (por ejemplo, ‘¿Qué son las provisiones técnicas en seguros?’ o ‘¿Qué es el interés asegurable?’). Pero, además de los anteriores, también creemos que es fundamental que seamos perfectos conocedores del significado que tiene el término prima.

 

¿Qué es la prima en un seguro?

De manera concisa, la prima en un seguro, sencillamente, es el precio final del seguro. En otras palabras, se trata de la suma económica que el tomador del seguro se compromete a satisfacer a la entidad aseguradora, al suscribir el contrato asegurador, como contraprestación por los riesgos que asume (que podrían verse afectados por un siniestro, circunstancia en la que la compañía se vería en la obligación de indemnizar, al asegurado beneficiario, con arreglo a lo establecido en la póliza de seguro).

 

Diferentes modalidades de prima

Pero, si nos adentramos un poco más en el ámbito asegurador, podemos observar que el término o la palabra prima no solo se queda en lo descrito en el párrafo anterior. De hecho, con tan solo leer varios contratos aseguradores de diferentes ramos, podemos percatarnos de que la normativa aseguradora, en ese sentido, contempla la aplicación de diferentes tipos de prima en las pólizas de seguro. Por lo que, a continuación, detallamos algunas de las que aparecen con más frecuencia en los contratos aseguradores: 

  • Prima pura o de riesgo: es la que hace referencia al valor real (actuarial) del riesgo que es asumido por la entidad aseguradora. En otras palabras, se corresponde con el importe que necesita percibir la compañía para asumir las consecuencias de los riesgos que le son transferidos. 
  • Prima de inventario: es la que se obtiene al sumar a la prima pura el porcentaje correspondiente de los gastos de administración y gestión interna.
  • Prima comercial: también conocida como prima bruta, se consigue al añadir a la prima pura la parte proporcional de los gastos generales de gestión y administración, los gastos comerciales o de adquisición, los gastos de cobranza de las primas, los gastos de liquidación de siniestros más, en su caso, el coeficiente de seguridad y beneficio industrial.
  • Prima total: este tipo de prima hace referencia a la suma que se repercute al cliente (la que por contrato, está obligada a satisfacer el tomador del seguro). Y se obtiene al sumar a la prima comercial otro tipo de gravámenes complementarios como pueden ser impuestos o recargos que legalmente tengan que ser tenidos en cuenta en estos contratos aseguradores.
  • Prima fraccionada: como su propio nombre indica, consiste en una prima de carácter anual que el tomador del seguro abona en varios pagos (de forma semestral, trimestral o mensual).
  • Prima fraccionaria: a diferencia de la anterior, aunque también hace referencia al fraccionamiento de la prima, esta se calcula para un periodo de tiempo concreto, que normalmente suele ser inferior al año, durante el que tendrá validez la póliza.
  • Prima fija: sencillamente, es aquella que no varía a lo largo de la vigencia de la póliza (sociedades anónimas y mutuas a prima fija).
  • Prima variable: o cuota, es la que puede sufrir algún tipo de variación a lo largo del periodo de validez, en virtud de una serie de determinadas circunstancias previstas en el contrato (mutuas a prima variable).
  • Prima anual: es la que el tomador del seguro abona, en un solo pago, a la entidad aseguradora para un periodo de un año.
  • Prima única: una vez abonada a la entidad aseguradora, libera al tomador del seguro de efectuar más pagos durante la vigencia del contrato. Asimismo, representa el valor de las obligaciones asumidas  por la compañía cuando se suscribe la póliza.
  • Prima periódica: un tipo que, simplemente, hace referencia a la suma que el tomador del seguro abona a la entidad aseguradora de manera periódica; normalmente, por anualidades.
  • Prima provisional: es aquella en la que su importe se encuentra expuesto a sufrir algún tipo de variación al no conocer la compañía aún los aspectos que han de determinar que la prima se convierta en fija.
  • Prima definitiva: tipo de prima en la que el importe no registrará cambios a lo largo de toda la vigencia del riesgo, excepto en el caso de que varíen las circunstancias o características en virtud de las que se estableció.
  • Prima natural: es la que las compañías de seguros, habitualmente, suelen aplicar a los seguros de larga duración (vida, decesos…) y que, normalmente, se corresponde con un año de riesgo, pero no tiene en cuenta la duración total del contrato; por lo que irá creciendo conforme aumente la edad del asegurado (sencillamente, porque también se irá incrementando la probabilidad de que este fallezca).
  • Prima nivelada: es aquella que, por ejemplo, en los seguros de vida (y demás pólizas de larga duración) se mantiene igual durante toda su existencia.
  • Prima creciente: es el tipo de prima que, normalmente, sufrirá subidas con el paso del tiempo.
  • Prima decreciente: al contrario que la creciente, la prima decreciente debería experimentar bajadas a medida que transcurre el tiempo.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.