Ayuda

¿Cómo gestionar un siniestro?

Si tienes un siniestro, tanto el asegurado como el asegurador deben cumplir una serie de obligaciones. Te contamos todo el procedimiento.

¿Cómo se gestiona un siniestro?

Un siniestro es un hecho cuyas consecuencias producen al asegurado un perjuicio económico. Ha de estar cubierto por una póliza de seguros para que el asegurador tenga la obligación de indemnizar al asegurado o reparar los daños que se hayan producido.

Requisitos de un siniestro

Para que un hecho que nos afecte esté cubierto por una póliza de seguros, deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • En primer lugar, ha de producirse un daño si hablamos de un seguro de daños; o un evento o hecho que se haya estipulado si se trata de un seguro de personas.
  • En segundo lugar, el hecho o evento ha de estar dentro de las coberturas de la póliza y no estar excluido expresamente de la misma.
  • Debe producirle algún perjuicio al asegurado.
  • Y debe suceder en el lugar y plazos especificados en la póliza.

 

Gestión de los siniestros

De producirse un siniestro, el asegurado debe cumplir con las siguientes obligaciones:

  • Informar del siniestro a la Compañía de Seguros en un plazo máximo de 7 días desde que se ha tenido constancia del hecho. 
  • Aportar documentación que solicite el asegurador como, denuncia, facturas, etc. e información sobre las circunstancias y las consecuencias que lo han ocasionado. El parte de siniestro tiene una función informativa para la Compañía de Seguros.
  • El asegurado deberá poner todos los medios a su alcance para disminuir las consecuencias del siniestro. La aseguradora correrá con los gastos de estas acciones siempre que no sean desproporcionados.

 

Por su parte el asegurador debe:

  • Abrir un expediente del siniestro.
  • Determinar si el siniestro está cubierto por la póliza de seguros. Si interviene un perito, se encargará de tasar los daños que se han producido, identificando y describiendo los bienes que los hayan sufrido, determinando las causas del siniestro y valorando el alcance de los daños.

El siniestro finaliza cuando la entidad aseguradora cumple con su obligación de indemnizar, bien económicamente, reponiendo el bien siniestrado, prestando el servicio que se necesite o rechazando la prestación en caso de que no tenga cobertura.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.