Hero banner

Ayuda

¿Qué son los gastos periciales?

El sector asegurador, como ha quedado patente en diversos artículos que han sido publicados recientemente, es un terreno muy amplio; tan extenso que en determinadas ocasiones puede llegar a convertirse en un verdadero problema para aquellas personas que son totalmente ajenas a este terreno. Un ámbito, el del seguro, que se encuentra presente en la gran mayoría de las facetas de nuestras vidas. Por ejemplo, nos servimos del seguro para proteger, entre otras cosas, nuestros automóviles, viviendas, mascotas, negocios, empresas, operaciones de crédito, así como otros aspectos como pueden ser nuestra salud o, incluso, nuestra propia integridad física (a través de seguros de accidentes, enfermedad o vida). Por lo tanto, cuanto mayor sea nuestro nivel de cercanía al sector asegurador, menor será el esfuerzo que tengamos que hacer para dar respuesta a las dudas que nos puedan surgir a la hora de suscribir las diferentes soluciones aseguradoras que podamos necesitar a lo largo de nuestras vidas.

Gastos periciales, ¿qué son?

En línea con lo expuesto hasta este momento, conocer qué son los gastos periciales también nos será de gran ayuda a la hora de movernos con mayor seguridad en este terreno, en el que ser conocedores de la terminología propia del sector asegurador, sin duda, será un importante punto a nuestro favor.

Al respecto, en pocas palabras, se puede decir que los gastos periciales hacen referencia a la suma económica que percibe un perito profesional por los servicios que presta, fundamentalmente, a las entidades aseguradoras cuando se produce un siniestro. Pero ¿tenemos claro lo qué es un siniestro? Puesto que no debemos tener dudas, en ese sentido, para comprender de la mejor manera posible la labor que realiza un perito, Así, en líneas generales, un siniestro es aquel acontecimiento que produce unos daños garantizados en la póliza hasta una determinada cuantía (recogida de manera expresa en las condiciones del contrato. Un escenario, el siniestro (accidente de tráfico, incendio, robo, daños por agua, rotura de cristales o lunas, enfermedad…), que obliga a la entidad aseguradora a resarcir, total o parcialmente, al tomador del seguro o a las personas designadas por el primero como beneficiarios, el capital garantizado en la póliza.

¿En qué consiste el trabajo que lleva a cabo un perito?

Tal y como acabamos de ver en el párrafo anterior, el siniestro es el hecho o circunstancia que propicia la entrada en escena de un profesional de la pericia. En concreto, el proceso a seguir, una vez que se ha producido el siniestro y que este se encuentra controlado (es decir, se han puesto todos los medios que teníamos a nuestro alcance para minorar sus consecuencias), pasa en primer lugar por trasladar a la entidad aseguradora los hechos, procurando ser lo más fieles y precisos que nos sea posible, puesto que facilitará la labor del perito, circunstancia que sin duda contribuirá resolver el siniestro en el menor tiempo posible.

A partir de ahí, por norma general, la entidad aseguradora sobre la que se efectúa la reclamación de los daños o perjuicios suele encargarse de enviar a un perito profesional para que principalmente se encargue, por un lado, de analizar las causas que han provocado el percance (pudiendo comprobar de esta manera si coinciden o son similares a las declaradas por el tomador del seguro) y, por otro, de valorar o tasar los daños que se han ocasionado a raíz del siniestro (tanto de carácter patrimonial como personal). Pero, llegados a este instante, no podemos dejar pasar por alto que el cliente (el tomador del seguro o en su defecto, el asegurado) tiene derecho a designar libremente el profesional de la pericia que desee que evalúe el siniestro; aunque, también hay que decirlo, los usuarios no suelen ejercer este derecho ya que supone un desembolso económico adicional que, en la mayoría de las ocasiones, no es pequeño (esto último tampoco quiere decir que la entidad aseguradora no vaya a designar al perito que considere oportuno).

Una vez que el perito ha realizado su labor, remitirá a la entidad aseguradora para la que trabaja un informe en el que se detalla su trabajo y ofrece una serie de conclusiones que le serán de gran utilidad a la hora de tomar una decisión en relación al siniestro.

¿Quién se encarga de abonar los gastos periciales?

En este punto, si la mencionada decisión (referenciada y motivada por la labor que lleva a cabo el profesional de la pericia) convence a ambas partes, se procederá a dar por cerrado el siniestro. En estos casos, la entidad aseguradora que ha designado el perito es quien se encuentra obligada a satisfacer los gastos que genera el trabajo del perito.

Pero ¿qué sucede cuando la parte contraria no está de acuerdo con el informe emitido por el perito?; es decir, con el análisis de los hechos y la valoración de los daños ocasionados. En concreto, cuando se llega a esta situación, ambas partes se verán obligadas a contratar dos nuevos peritos, que emitirán sus correspondientes informes y valoraciones (tratando de dirimir así las diferencias que han motivado tener que adoptar estas medidas), teniendo que abonar cada entidad aseguradora los emolumentos del perito que hayan asignado al siniestro.

Aunque también podemos encontrar escenarios en los que, a pesar de contar con los informes de dos peritos (uno por parte de cada entidad aseguradora), no se llega a un acuerdo entre las partes implicadas. Una situación que, por, norma general, propicia la entrada en escena de un tercer perito, que designarán de conformidad o será asignado judicialmente, que al igual que sus colegas emitirá un informe en el que se recogerán sus valoraciones; aquí, ambas partes pagarán a medias los gastos periciales. Finalmente, el dictamen de los peritos será vinculante (por decisión unánime o mayoritaria) para las partes, excepto en el caso de que sea impugnado por vía judicial por alguna de las dos implicadas.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.