Hero banner

Ayuda

¿Qué es el valor venal?

En el terreno asegurador, tal y como hemos podido comprobar en recientes publicaciones (‘¿Qué es la suma asegurada de un seguro?’ o ‘¿Qué son las provisiones técnicas en Seguros?’), como la terminología propia del seguro es particular y, en determinadas ocasiones, puede llegar a resultar una cuestión bastante árida para todo aquel que sea totalmente profano a este sector.

En particular, en la cuestión inicial que nos ocupa en este artículo (‘¿Qué es el valor venal?’) encontramos la palabra valor, un término que en el sector asegurador se utiliza de manera habitual. Es más, se trata de un término muy amplio, que ámbito asegurador cuenta con diferentes acepciones; algunas de ellas -como el valor parcial, el valor total o el valor a primer riesgo- ya han sido analizadas en profundidad en otros “posts” publicados días atrás.

Valor venal, ¿qué es?

Al igual que ocurre en el caso de las acepciones, citadas líneas atrás, de la palabra valor (siempre en relación con el sector asegurador), el valor venal es un término que “entra en escena”, en determinadas ocasiones, a la hora de indemnizar los daños sufridos en nuestro patrimonio (por ejemplo, en un vehículo) como consecuencia de un siniestro. Al respecto, podemos decir que, a grandes rasgos, el valor venal -también conocido como valor de venta- no es otra cosa que el precio (en efectivo) que tiene un bien material usado.

Un concepto, el de valor venal, que aunque puede aplicarse a múltiples campos cuando se trata de resarcir los daños causados, como consecuencia de un evento o acontecimiento inesperado (siniestro), el seguro de autos es sin duda el terreno en el que se emplea de una manera más frecuente. Fundamentalmente, se trata de un concepto que “entra en juego” cuando, en un accidente de tráfico, llega el momento de indemnizar los daños sufridos por el vehículo asegurado y el importe de la reparación supera el valor que tenía el automóvil justo antes de resultar dañado como consecuencia del percance; o lo que es lo mismo, cuando la reparación sobrepasa el valor venal o valor de mercado del vehículo asegurado. Una situación conocida en el terreno asegurador como siniestro total.

¿Cómo se calcula el valor venal?

Tomando como referencia el seguro de autos, en el párrafo anterior hemos definido, aunque con otras palabras, el valor venal de un vehículo; importe que se corresponde con el valor de venta del automóvil usado justo en el instante anterior a verse involucrado en un siniestro y, posteriormente, ser declarado siniestro total; aquí caben situaciones que pueden ir desde un accidente de circulación, pasando por un incendio, hasta el robo o sustracción (desaparición del vehículo). Por lo que, en el hipotético caso de que nos tengamos que enfrentar a este escenario (ojalá nunca nos veamos en la obligación de tener que hacerlo), consideramos que será un punto a nuestro favor saber cómo las entidades aseguradoras calculan cuál es el precio de mercado que tenía ese coche antes de sufrir el siniestro; puesto que evitaría, si se diera el caso, que nos llevásemos alguna sorpresa (casi siempre, con tintes negativos).

En ese sentido, conviene dejar claro que, además del valor oficial del coche que estipula el Gobierno y aparece publicado periódicamente (en un lista está ordenada en función de las diferentes marcas y modelos) en el BOE (Boletín Oficial del Estado), son varios los factores que las entidades aseguradoras tienen en cuenta a la hora de calcular el valor venal de un coche, cuando tienen que indemnizar al asegurado a raíz de que su vehículo haya sido declarado siniestro total. Así, entre estos condicionantes se encuentran la marca del automóvil, el modelo (definido por unas características particulares), la antigüedad (en este parámetro, por norma general, no suelen tener en cuenta ni el kilometraje ni el mantenimiento), así como los accesorios que el propietario le hubiera añadido a lo largo de su vida útil.

Por lo tanto, siendo conocedores de todo lo expuesto hasta este momento, no nos resultará difícil llegar a la conclusión de que, cada año que transcurra desde la fecha en la que se matriculó el vehículo (por primera vez) supondrá que su precio de mercado o valor venal descienda. Por lo tanto, estos son algunos de los principales factores que las entidades aseguradoras tienen en cuenta a la hora de calcular el valor venal de un coche que haya sido declarado como siniestro total; valor que será el que se utilice como referencia para tasaciones, peritajes e indemnizaciones.

Una escenario, el del siniestro total y la indemnización a valor venal, que si se observa desde el punto de vista del asegurado, en algunas ocasiones, puede llegar a resultar muy perjudicial; ya que el cliente (al ser declarado siniestro total) se queda sin vehículo (que puede ser el instrumento principal con el que se gana la vida) y a cambio recibe de su compañía aseguradora una suma económica a modo de indemnización que, en la gran mayoría de los casos, no cubre ni los perjuicios ocasionados ni sus expectativas (dado que el asegurado lo que fundamentalmente desea es que le reparen su vehículo y, de ese modo, poder seguir disfrutando de él como lo hacía hasta el momento en el que se vio afectado por el siniestro). Escenario que, en un primer momento, podríamos pensar que no se adecúa a la normativa, puesto que en la Ley de Contrato de Seguro (LCS) se estipula que el asegurado no podrá resultar perjudicado injustamente; pero, en realidad, sobre todo lo anterior prevalece el principio de enriquecimiento injusto (artículo 26 de la LCS), por el que se establece que el seguro no puede ser objeto de enriquecimiento injusto para el asegurado. Para la determinación del daño se atenderá al valor del interés asegurado en el momento inmediato anterior a la realización del siniestro.

Llegados a este punto, siempre debemos tener en cuenta que la indemnización en caso de siniestro dependerá de cada entidad aseguradora en particular (y de lo recogido en cada póliza en concreto).

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.