La moda del alquiler por minutos u horas de transportes públicos está en auge, ¿Lo último? El alquiler de patinetes eléctricos.

Su uso autónomo es muy cómodo y útil para los usuarios, pero estos tienen que adaptarse a una serie de normas de movilidad urbana dependiendo de la ciudad en la que estén.

Hay que respetar sobre todo a los peatones, y prestar atención para evitar choques con vehículos y demás obstáculos en la vía.

Actualmente, hay bastante desinformación sobre las normas del uso de los patinetes eléctricos, por eso queremos puntualizar algunas de ellas para que utilices de una forma más segura este transporte público.

Esto es lo que debes de saber tanto en su modalidad de alquiler como en la de su uso particular:

-Está prohibido circular por la acera. Aunque parece demasiado obvio, hay mucha gente que circula por la acera poniendo en peligro a los peatones. Si no hay un carril habilitado para ellos, deben ir por la calzada.

-No es obligatorio el uso del casco. Es altamente recomendable para evitar lesiones, pero no es una norma. Solo deberán llevarlo aquellas personas menores de 16 años.

-No es obligatorio tener un seguro. A diferencia de los coches y motos, para conducir un patinete eléctrico no es necesario tener contratado un seguro. La mayoría de compañías aconsejan contratar uno antirrobo.

-La norma es muy clara. Está prohibido aparcarlo en zonas de paso y dejarlo atado a elementos urbanos como farolas, árboles y bancos. Deberás aparcarlo en zonas destinadas para ello como los aparcamientos para bicis o atado con candado en las vallas que separan la calzada de la acera.