Company Banner

Diccionario de seguros

Baremo de incapacidad temporal

Como hemos visto en la explicación de qué es un baremo en el campo de los seguros, este concepto se refiere a una tabla o listado unificado y utilizado por las compañías aseguradoras, para establecer el valor que se debe dar a los daños que se hayan producido por un accidente o una enfermedad que pueda ser susceptible de obtener una indemnización. Determinan, de igual modo, qué grado tienen las posibles secuelas que se hayan originado a raíz de ese accidente o enfermedad.

En este documento (el baremo) se reflejan aquellas situaciones que ahora queremos comentar -las de incapacidad temporal- y los porcentajes que a cada caso corresponderían, de la suma que estaba asegurada.

Esta tabla es la que consultan todas las aseguradoras a la hora de pagar una indemnización; de este modo ya está estipulado de antemano lo que se cobrará una vez se determine, tras valorar el alcance de las lesiones por especialistas en medicina, informes que se emitan, pruebas periciales y toda aquella documentación que la aseguradora estime necesaria (o un juez, en caso de que el caso del susodicho accidente haya llegado a estrados), la magnitud de los daños causados, lo que ha significado para la víctima o lesionado y el tiempo que le ha impedido realizar su labor profesional, de manera que reciba una compensación económica por los días impeditivos. 

En la tabla se estiman de la misma manera qué tipo de lesión, daño o secuela es la que se está valorando, por lo que no es lo mismo una lesión que impida el movimiento de una pierna en un profesor de educación física, que en un redactor o en un administrativo. Igual que no lo sería en una mano para ese redactor que para alguien que con un brazo en cabestrillo pudiera quizá dar una conferencia donde no necesitara usar sus manos. 

Esto se utiliza con muchísima frecuencia cuando nos referimos a los seguros de coche, ya que cuando se producen lesiones de cierto alcance, generalmente el afectado se ve imposibilitado para poder desempeñar su trabajo, en un número de días que también se tiene en cuenta en este baremo de incapacidad temporal. 

Figuran por tanto en el baremo la lesión, el número de días impeditivos y el importe correspondiente en cada caso concreto. Así se consigue que las evaluaciones que se hacen al respecto de las incapacidades temporales (y al resto de siniestros afectados por un baremo) tengan un carácter justo y no dependan de una persona que tenga que valorar un importe, eliminando así la posible subjetividad y la parcialidad a la hora de concluir una cantidad económica a percibir. A pesar de esto, para cada estimación hay a su vez una horquilla, ya que una vez determinada la lesión o secuela, se concreta además si tiene carácter leve, moderado o grave, correspondiéndole así distinta cuantía económica.

Podríamos decir que se estandariza el pago de la indemnización, que se incrementa a medida que aumentan los daños o lesiones.