Company Banner

Diccionario de seguros

Caja fuerte

Las condiciones generales de todas las pólizas de seguros de hogar recogen la definición de caja fuerte de forma que tanto la compañía aseguradora, como el propio asegurado o cliente final tengan reflejado lo que se entiende concretamente por caja fuerte. 

Es muy importante que las definiciones de este tipo de objetos vengan reflejados en toda la documentación de la póliza de seguro, ya que en función de lo se describa en los papeles la compañía puede dar o no cobertura a un siniestro. 

En concreto la caja fuerte para los seguros debe tener como elemento de cierre una cerradura de seguridad y además combinación y bloqueo para la apertura de la puerta. Tanto la puerta de la caja, como la caja en sí, deben ser de hierro o acero templado u otro material, que ofrezca una resistencia análoga a la penetración, al fuego y a la rotura. Además, tendrá que estar empotrada y recibida de obra en la pared. Otra opción para que el seguro la considere caja fuerte de seguridad, es que esté sujeta al suelo a través de anclajes, o si no dispusiera de ellos, que su peso mínimo sean 100 kilos. En cualquier caso, esté empotrada en la pared o en el suelo, siempre se debe cumplir que esté fabricada de materiales prácticamente impenetrables. 

Hay que tener en cuenta que es en la caja fuerte donde habitualmente guardamos las joyas, el dinero en efectivo, si es que tenemos en casa, y otros objetos de valor, y cuando declaramos que estos objetos están dentro de caja fuerte en las condiciones particulares del seguro, lo habitual es que la prima de la póliza del seguro de hogar se incremente en menor medida, que si los objetos estuvieran fuera de la misma. Los seguros calculan las primas de cada póliza, entre otras cosas, en función a la probabilidad de que ocurra un siniestro, y si los objetos de valor o joyas están dentro de una caja fuerte cerrada, la probabilidad de que se los lleven es menor que si estuvieran fuera de ella.  

Hay que recordar que independientemente de tener caja fuerte o no, las joyas deben declararse siempre en un anexo aparte y con su propio capital, dado que si no, las compañías de seguros suelen tener un límite mínimo para dar cobertura, y en algunos casos pueden llegar a excluir el total del capital. 

No obstante si habitualmente no tenemos guardadas nuestras pertenencias en el interior de la caja fuerte, es mejor declarar en la póliza que los objetos de valor no suelen estar dentro de ellas, porque aunque suponga un pequeño incremento en lo que pagaremos de la prima del seguro del hogar, nos garantizamos que en caso de que se produzca un siniestro de robo, si los objetos ese día estaban fuera, nos darán cobertura. En cualquier caso, ante la duda siempre es conveniente consultar a tu asesor de seguros o mediador, ya que en función de tus necesidades o características personales, te indicará la opción más adecuada para ti.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento