Company Banner

Diccionario de seguros

Canal de distribución

De manera general, podemos definir canal de distribución como la ruta que es recorrida por un producto desde que se crea hasta que llega al consumidor final; esta ruta es elegida por la empresa y determina el camino que recorrerá cierto producto. Es el mecanismo por el que la distribución de un producto toma forma y se adapta a las principales características y necesidades de cada sector de la economía.

En el contexto en el que nos encontramos, como principal canal de distribución se encuentran los asesores de seguros, estos pueden ser tanto personas físicas como personas jurídicas y actúan entre las entidades de seguros (creación del producto) y el cliente (consumidor final).

Los asesores de seguros se encargan de resolver las dudas o problemas que pueda tener el consumidor acerca del producto. También, como su propio nombre indica se encargan de asesorar al cliente o consumidor, por ejemplo, sobre los distintos productos o pólizas del mercado; por lo tanto, su papel como canal de distribución se puede considerar como esencial incluso en seguros tan comunes como el seguro de hogar o el seguro de coche.

En la actualidad y gracias a los avances tecnológicos también se puede considerar un canal de distribución elementos tales como las páginas web o las apps, a las que el propio consumidor tiene  acceso directamente desde su ordenador, tablet o teléfono móvil. Las aseguradoras desarrollan estas interfaces en las que el consumidor puede de forma directa desde elegir y contratar un seguro ya sea de hogar, automóvil, mascotas, vida, etc., hasta solicitar asesoría o asistencia e incluso comunicar un siniestro.

El canal de distribución está constituido por las personas y empresas que simplifican el camino que el producto recorre desde su elaboración hasta llegar al consumidor. El conjunto de organizaciones, medios y personas que se encuentran entre el creador del producto y el consumidor final son los intermediarios y estos determinan el tipo de canal de distribución que se utiliza, pudiendo ser directos -cuando no se utilizan intermediarios entre el creador del producto y el consumidor final-, o indirectos -cuando se utilizan intermediarios entre el creador del producto y el consumidor final-.

También podemos clasificar los canales de distribución según la correlación que se encuentra entre las distintas empresas que intervienen en la distribución del producto, pudiendo ser canales de conexión horizontal, entre empresas que desarrollan la misma función en la distribución del producto, o canales de conexión vertical, entre empresas que desarrollan distintas funciones en la distribución del producto.

Tras analizar los distintos tipos de canales de distribución y volviendo al ámbito de los seguros, podemos determinar que si el consumidor emplea la figura de un asesor de seguros a la hora de comunicarse con su aseguradora estaría utilizando un canal indirecto; sin embargo, se podría decir que si el consumidor usara su dispositivo móvil para comunicar un siniestro o contratar una póliza directamente desde la app de la aseguradora estaría utilizando un canal directo ya que no existe un intermediario.