Company Banner

Diccionario de seguros

Disminución de riesgo

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra disminución como la reducción o merma, en lo físico o en lo moral, de algo. En cuanto a la palabra riesgo, lo acuña o define con dos posibilidades; la primera hace referencia a lo próximo que está un daño; mientras que la segunda hace mención concreta al contrato del seguro, y lo define como cada una de las circunstancias que puede ser materia de una póliza de seguro. Por lo tanto, la disminución de riesgo se refiere al hecho de que se reduzca alguna de las circunstancias que tienen relación con el contrato del seguro. 

En concreto, esta situación se da cuando en el contrato del seguro, las circunstancias inicialmente aseguradas, y que suponían determinada peligrosidad, varían a la baja, lo que podría implicar varias circunstancias; una reducción de la prima, en la misma proporción que se reduce el propio riesgo, o bien, que incluso la póliza finalice anticipadamente

¿Qué pasa cuando se da una disminución de algún riesgo?

La Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, en su Sección segunda, que hace referencia a la conclusión, documentación del contrato y deber de declaración del riesgo, en su artículo trece, indica que el asegurado o tomador del seguro, durante la duración del contrato podrá poner en conocimiento de la compañía aseguradora cualquier situación que implique que el riesgo disminuya, y que si estas circunstancias hubieran sido conocidas en el momento de la elaboración del contrato, se habría tramitado en condiciones más favorables

Además, añade que si se produce esta situación al finalizar el periodo asegurado la compañía aseguradora deberá reducir la futura prima proporcionalmente. En caso de que la compañía aseguradora no lo hiciera, el tomador tendrá derecho a la resolución del contrato y a la devolución de la prima abonada y a la que le hubiera correspondido abonar, contando desde la fecha en que el asegurado lo hubiera puesto en conocimiento del asegurador. 

Si el asegurado informa a la compañía de algún cambio que provoca que disminuya un riesgo, esta reducirá la prima

Un ejemplo muy claro de disminución de riesgo es el que se produce en el seguro de coche, cuando en el contrato del seguro tenemos declarado como conductor ocasional a un menor de 26 años, que para todas las compañías aseguradoras supone una sobreprima. Si el menor estaba declarado en la póliza, si esta circunstancia cambia, por ejemplo, porque va a conducir otro coche, y dejar de coger este, entonces se produciría una disminución de riesgo, y por lo tanto implicará que la compañía aseguradora reducirá la prima que nos tendría que cobrar desde la fecha de la comunicación a la compañía.

Lo mismo ocurre, por ejemplo, con los seguros de hogar si instalamos una alarma en casa que esté conectada a una central de alarmas: el riesgo de que se produzca un robo es menor que si no la tuviéramos; o si teníamos declaradas en la póliza de seguro joyas u objetos especiales, y los vendemos o nos deshacemos de ellos. En ese caso habría que comunicarlo a la compañía aseguradora e implicaría, nuevamente una reducción de la prima del seguro.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS