Company Banner

Diccionario de seguros

Reembolso de primas

Nos referimos a un reembolso de primas en relación con los seguros cuando se efectúa una devolución de la prima o cantidad percibida por la parte aseguradora normalmente por una rescisión del contrato de forma anticipada, parcial o total.

Dentro de la actual Ley del Contrato de Seguro se establece que todas las primas son indivisibles, o lo que es lo mismo, hay que pagarlas en su totalidad independientemente de la forma de pago elegida. Hay compañías de seguros que permiten fraccionar la prima en cuotas mensuales, bimensuales, trimestrales o semestrales, pero eso no variará el compromiso del cliente a abonar la cantidad completa ya sea de una vez o en varias veces. 

Es esta misma ley la que también habla de ciertas ocasiones donde el asegurado podría reclamar la prima de su seguro siempre que la compañía no lo excluya específicamente de sus condiciones. Estas situaciones son:

  • En seguros de vida: en algunas circunstancias, el tomador dispondrá de un plazo de treinta días desde que recibe su contrato de seguro para poderlo resolver, pudiendo contar con el derecho al extorno de las primas por el resto del periodo de vigencia, o lo que es lo mismo, el plazo no consumido.
  • En el resto de los ramos que no son seguros de vida puede existir el mismo derecho pero con un plazo de catorce días desde la recepción del contrato.
  • Puede darse el caso de que el riesgo asegurado disminuya, en este caso la compañía deberá rebajar la prima, pero en caso de no hacerlo, podría verse obligada a hacer un extorno.
  • Otro caso frecuente es cuando el objeto asegurado se transmite a otro dueño, por ejemplo, si tenemos un seguro de hogar y vendemos esa casa teniendo vigente el seguro para los próximos meses. En este caso, si la parte aseguradora no admite transmitir el contrato al nuevo asegurado, podría verse obligada a reembolsar la prima.

Si bien es cierto que, aunque el reembolso de las primas parece algo generalizado, no lo es. Normalmente, las compañías aseguradoras proponen una solución alternativa: utilizar ese plazo no consumido para la contratación de otro seguro. Muchas veces ese otro seguro no deberá coincidir ni en ramo ni en precio con el anterior. Simplemente, quedará anulado el contrato a “reembolsar” y la parte no consumida de la prima se aplicará en una nueva contratación que realice el tomador. 

Por ejemplo, si vendemos un coche en abril, pero la póliza se renueva y paga en diciembre, los meses no consumidos pueden ser reclamados a la aseguradora y utilizarlos para hacer un seguro a otro coche o, por ejemplo, a una vivienda.

Este tipo de acuerdos entre el asegurado y el asegurador están delimitados por las condiciones establecidas en el contrato. Normalmente, es imprescindible presentar un contrato de compraventa para solicitar el extorno del seguro contratado en caso de querer rescindir el contrato antes de tiempo debido a la transmisión de ese riesgo a otro propietario. Hay que prestar mucha atención a las condiciones puesto que casi todas las compañías aseguradoras ponen un plazo para aprovechar esos meses no consumidos.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento