Ayuda

¿Es obligatorio tener un seguro de hogar?

Por norma general, la vivienda suele ser el bien material más preciado para la mayoría de las familias españolas. Por lo que, habitualmente, se trata de la posesión en la que más recursos económicos invierten los miembros de un mismo núcleo familiar. De hecho, en España, gran parte de las familias que desean adquirir una vivienda necesita contratar un préstamo hipotecario para poder hacer realidad sus sueños; hipotecas que, por regla general, suelen estar en activo durante un elevado número de años. Pero, además de ser el bien material más valioso para buena parte de las familias españolas, la vivienda es el espacio en el que los integrantes de un mismo núcleo familiar más tiempo comparten a lo largo de su vida, por lo tanto, se trata de un escenario cargado de emociones, con un gran valor sentimental para las personas que conviven o lo han hecho en cada uno de los hogares españoles.

De ahí, que proteger la vivienda frente a un gran número de riesgos (incendio, daños por agua, daños eléctricos, robo, rotura de cristales, etc.) se haya convertido en una de las cuestiones de mayor trascendencia para los integrantes de una familia. En ese sentido, los seguros de hogar son la opción preferida por los ciudadanos en España; no en vano, se trata de uno de los seguros más populares entre la población española, ya que cuentan con un grado de penetración que supera el 72%; es decir, que tres de cada cuatro hogares están asegurados en nuestro país. Pero, ¿están obligados los propietarios de una vivienda en España a contar con un seguro de hogar para la misma?

¿Son obligatorios los seguros de hogar?

Al respecto, antes de abordar en profundidad la cuestión inicial y con el objetivo de contextualizarla, no está de más conocer que en España, hasta la aparición de las primeras modalidades de seguros multirriesgo en la década de los años setenta del siglo pasado, los seguros de hogar fundamentalmente cubrían el riesgo de incendio; un tipo de seguro que llegó a ser muy popular, sobre todo, entre los habitantes de las grandes ciudades.

Por otra parte, de vuelta a la cuestión que nos ocupa, todos los propietarios de una vivienda en España, a diferencia de los que lo son de un coche o una motocicleta, deben tener claro que no tienen la obligación de suscribir un seguro de hogar para su inmueble, aunque, como de costumbre, la legislación contempla alguna excepción al respecto; en este caso concreto, se trata de una sola situación.

¿Qué circunstancias obligan a tener seguro de hogar?

En ese sentido, la referida excepción se presenta cuando sobre la vivienda pesa una hipoteca. En ese caso, el propietario de la misma sí cuenta con la obligación de asegurarla, por lo menos, con un seguro que cubra los daños que puedan ocasionarse en el inmueble (continente) a causa de un incendio, teniendo en cuenta que el valor de la tasación y la suma asegurada deben coincidir, excluyendo el valor de los bienes que no son asegurables por naturaleza; la cual es aplicable a los títulos hipotecarios emitidos en conformidad con la normativa del mercado hipotecario. La mencionada obligación se establece en el artículo 10 del Real Decreto 716/2009, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981, de regulación del mercado hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y financiero: “Los bienes sobre los que se constituya la garantía hipotecaria deberán contar con un seguro contra daños adecuado a la naturaleza de los mismos”.

Asimismo, hasta finales de 2013, momento en el que se aprobó la primera Directiva Europea sobre hipotecas, muchas entidades bancarias obligaban a sus clientes a contratar con ellos el seguro de hogar como condición indispensable para concederles la hipoteca, así como para mejorar el precio del crédito en cuestión. En concreto, en la mencionada directiva se prohíbe expresamente que las entidades de crédito vinculen la concesión de préstamos hipotecarios a la contratación seguros; por lo tanto, en la actualidad, las personas que soportan una hipoteca tienen total libertad para escoger la entidad aseguradora con la que desean cubrir el riesgo exigido por la ley por este motivo.

Del mismo modo, desde hace unos años, también viene dándose de forma recurrente otra situación en la que una persona puede verse obligada a suscribir un seguro de hogar: cuando se trata de una condición indispensable impuesta en un contrato de alquiler por el arrendador al potencial inquilino de la vivienda en cuestión; pero al ser el contrato de alquiler un documento privado, queda en las manos del arrendatario la decisión de aceptar la mencionada condición o no.

¿Es buena idea contar con un seguro de hogar?

Pues bien, aunque hoy en día el propietario de una vivienda en España no está obligado a suscribir un seguro de hogar para protegerla, excepto en el caso de concurrir alguna de las dos situaciones detalladas anteriormente, resulta del todo conveniente que éste se encuentre al corriente de las bondades de contar con una póliza de seguro de hogar, que sea conocedor de las coberturas aseguradoras a las que puede tener acceso para proteger su hogar. De hecho, se trata de salvaguardar, en muchas ocasiones, la posesión más valiosa de una familia; circunstancia que se encuentra entre los principales motivos que hacen que contar con un seguro de hogar sea una magnífica idea.

Pero, tal y como se detallaba líneas atrás, en la actualidad, un seguro multirriesgo de hogar ofrece cobertura ante un gran número de situaciones que pueden darse en una vivienda como, entre otros: los daños provocados por el agua o la electricidad a causa de diferentes circunstancias, los robos, determinadas cuestiones relacionadas con los electrodomésticos, rotura de cristales (entre los que se encuentra la placa vitrocerámica, en caso de que la vivienda cuente con ella), la rotura de la loza sanitaria, o los daños causados a terceros, que estarán soportados por la garantía de responsabilidad civil que incluyen este tipo de pólizas.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.