Hero banner

Ayuda

¿Qué es la peritación y tramitación del Siniestro?

La importancia de peritar un siniestro

Qué debes hacer para tramitar un siniestro

Cuando te compras una vivienda normalmente planeas pasar en ella unos cuantos años, y durante este tiempo lo más común es que la casa vaya deteriorándose e incluso es probable que se produzca algún accidente. Según un estudio de UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro), en España una de cada cuatro viviendas sufre algún tipo de siniestro a lo largo de cada año.

Entre los siniestros más comunes que suelen producirse en los hogares se encuentran las goteras. Es importante saber que los daños por agua no solo pueden afectar a nuestra vivienda, sino que también pueden llegar a afectar a las viviendas de nuestros vecinos.

Otro de los siniestros que más se producen en nuestros hogares es la rotura de cristales en puertas y ventanas y los daños eléctricos, la media de incidentes anuales de este tipo se establece en 800.000 casos.

Los fenómenos atmosféricos son otro de los factores que más siniestros provocan anualmente sobre todo en las zonas donde se producen fuertes temporales de nieve y viento. El coste de estos daños suele ser muy elevado y en casos extremos pueden conllevar a la destrucción total de la vivienda.

Es importante tener en cuenta los pasos que se deben seguir a la hora de comunicar a tu entidad aseguradora un siniestro; lo primero que hay que hacer es comprobar con la póliza de seguro si tenemos cobertura frente a ese siniestro. Una vez hayamos verificado el paso anterior debemos informar a la entidad aseguradora de la situación y aportar ciertos datos como las causas, el lugar del siniestro y los daños que ha provocado.

Deberás realizar la comunicación del siniestro a la aseguradora lo antes posible ya que cuentas con un plazo legal de 7 días para dar el parte. Puedes acudir directamente a la entidad aseguradora, así como a tu mediador profesional, para dar parte de lo ocurrido.

También es muy importante que ante cualquier tipo de siniestro documentes todos los hechos; por ejemplo, antes de tirar o reparar los bienes afectados (es mejor hacerlo una vez peritados los daños) deja constancia de los daños mediante fotografías, facturas de compra, presupuestos... (aunque es mejor hacerlo una vez peritados los daños).

Después de comunicar el siniestro a la entidad aseguradora, ésta se encargará de realizar la peritación del siniestro y procederá al pago de la indemnización para resarcir los daños que haya causado. Cuando se haya producido la indemnización y la entidad aseguradora verifique que todo es correcto se finaliza el proceso y se cierra el expediente.

¿Por qué las entidades aseguradoras peritan los siniestros?

Cuando hayas comunicado a tu entidad aseguradora la ocurrencia de un siniestro, esta se encargará de enviar a un perito que inspeccionará la vivienda y valorará los daños que se han producido. El perito es el encargado de realizar una valoración (en función de estos daños) que determinará la indemnización que deberás recibir.

La peritación del siniestro cuenta con distintas fases que el perito debe seguir para su correcta evaluación:

  • Análisis de las causas del siniestro: el perito debe determinar si las coberturas del seguro abarcan dicho siniestro y para esto debe conocer las causas que lo han provocado y cómo se han ido desarrollando los acontecimientos. Además, debe determinar si ha habido mala fe o intencionalidad por parte del asegurado, ya que en este caso la entidad aseguradora estará eximida de pagar una indemnización.
  • Valoración de los daños: durante este paso el perito se encarga de realizar la tasación del valor del bien asegurado y de los daños que ha sufrido el mismo.
  • Análisis de las circunstancias que pueden influir en la indemnización: la indemnización por el siniestro no solo depende del valor del bien asegurado y los daños que se han producido en él, también depende de otros factores como el tipo de seguro contratado, las coberturas y exclusiones de la póliza de seguro o incluso de la localización del riesgo asegurado. 
  • Propuesta de indemnización: en base a todos los puntos anteriores el perito determinará una cuantía económica que la entidad aseguradora debe pagar en concepto de indemnización.

Qué hacer si no estás de acuerdo con la peritación de un siniestro

La entidad aseguradora debe enviar a un profesional cualificado y habilitado para tal efecto, que debe ser totalmente objetivo e imparcial en su valoración. Esto no implica que puedan presentarse algunas circunstancias con las que no estés de acuerdo y que afecten a la valoración del siniestro. 

Si esto ocurre lo primero que debes hacer es no aceptar la indemnización que la entidad aseguradora te ofrece en función del informe presentado por el perito. Cuando aceptas esta indemnización, aceptas la evolución realizada por el perito.

Después de rechazar la indemnización, el siguiente paso es contratar a un perito independiente. Este perito, al no tener relación alguna con la entidad de seguros, será totalmente imparcial a la hora de realizar el informe pericial. Debe tratarse de un profesional y habilitado para ello para que su valoración tenga la misma validez que la del perito que envió la entidad aseguradora. Es importante que tengas en cuenta que serás tú quien tenga que abonar los honorarios de este perito.

Si esto ocurre, lo más seguro es que la entidad aseguradora también contrate a un perito independiente que realizará una tercera peritación que utilizará a modo de prueba, si el desacuerdo termina llegando a los tribunales.

Tanto tú como la entidad aseguradora deberéis aceptar por escrito el nombramiento de los nuevos peritos, y en caso de que alguna de las partes no haya designado a su perito, se entiende que acepta la valoración del perito de la otra parte.

Si ambos peritos están de acuerdo en la evaluación del siniestro se realiza un acta conjunta y se confirma la indemnización; en caso contrario se deberá designar a ese tercer perito independiente cuyos honorarios se pagarán al 50% entre las partes.

Si a pesar del tercer peritaje se sigue sin llegar a un acuerdo se tendrá que acudir a un tribunal para resolver por vía judicial el desacuerdo.