Ayuda

¿Puede subir la prima del seguro si doy un parte?

Antes de abordar la cuestión que nos ocupa, resulta del todo conveniente que el propietario de una vivienda tenga claro cuáles son los factores que las entidades aseguradoras tienen en cuenta, y en qué medida, a la hora de calcular el importe de la prima de un seguro multirriesgo de hogar.

¿Qué factores determinan el precio en un seguro de hogar?

Pues bien, evidentemente, para las entidades aseguradoras el factor de mayor peso en ese sentido es el capital a asegurar, tanto en lo referente al continente (este concepto comprende la estructura de la vivienda, así como los elementos de construcción) como al contenido (partida que en el seguro engloba los objetos que se encuentran dentro de una vivienda pero que no forman parte de su estructura), así como en la garantía de responsabilidad civil. Además de los capitales a asegurar (como continente y contenido), el número de coberturas que incorpora cada una de las modalidades de este tipo de seguros, desde la básica hasta la más completa, es sin duda otro de los principales factores que condicionan el importe final de la prima en una póliza de hogar. De hecho, estas pólizas dan cobertura a una extensa lista de riesgos como pueden ser: el incendio, los daños por agua, los daños eléctricos, la rotura de cristales o vidrios, el hurto o el robo, entre otros.

Asimismo, otro tipo de cuestiones como la zona en la que se encuentra la vivienda, el uso al que se destina (primera o segunda residencia), así como el hecho de que el inmueble se encuentre equipado con medidas de seguridad complementarias, como alarmas (según de que tipo) o cajas fuertes (elementos que sin duda contribuyen a reducir de manera notable el riesgo de siniestro), también tienen reflejo en el precio final del seguro de hogar.

¿Qué circunstancias pueden hacer variar la prima de un año a otro?

Por norma general, durante el último trimestre del ejercicio, las entidades aseguradoras suelen analizar la evolución de las cifras que arroja cada uno de los ramos en los que trabajan, circunstancia que en algunas ocasiones puede hacer variar de un año a otro el importe final de la prima del seguro. En ese sentido, es aconsejable estar al tanto de que la subida de la prima es totalmente legal mientras ésta se encuentre reconocida en el contrato suscrito entre las partes (suele aparecer recogida en las condiciones particulares de la póliza). Aspecto que, más allá de que el IPC se halle o no en negativo, radica en que en este tipo de pólizas los capitales se revalorizan de forma anual (en base a un sistema de índice variable o fijo) para evitar que éstos queden desfasados y así garantizar que la vivienda continúe estando protegida de manera óptima, ya que en caso de siniestro la cuantía de la indemnización se ajustará mucho mejor al valor real de mercado. De hecho, si la póliza incluye la revalorización de capitales, en caso de siniestro, la entidad aseguradora indemnizará al asegurado con el “valor a nuevo” de todos sus bienes. Por lo tanto, si el capital asegurado se incrementa es lógico que el precio del seguro haga lo mismo en función de la mencionada circunstancia. De todas formas, en ese sentido, siempre es recomendable para el propietario de la vivienda contactar con su aseguradora para comprobar si la póliza se ajusta a sus necesidades o si los capitales que contrato inicialmente se corresponden con las calidades actuales de tu vivienda.

Además, otra de las razones que también puede estar detrás de las subidas que de manera anual suelen afectar al precio de los seguros de hogar es el coste de los servicios que prestan los trabajadores que se encargan de efectuar las reparaciones que son necesarias a raíz de un siniestro, ya que sus tarifas también se incrementan año tras año.

¿Puede subir el precio de un seguro de hogar si se da un parte?

Por otra parte, comunicar un parte de siniestro de hogar, ¿puede ser motivo para que la entidad aseguradora suba el precio del seguro en el momento de su renovación anual? Pues bien, en definitiva, se debe tener claro que se trata de una decisión que dependerá de cada compañía aseguradora en particular. Aunque, al respecto, también conviene tener presente que la mayoría de las entidades que distribuyen seguros multirriesgo de hogar en España no contempla bonificaciones para este ramo en función de la siniestralidad.

Eso sí, por norma general, las compañías aseguradoras prestan especial atención a la frecuencia siniestral (número de siniestros que se registran de manera anual) que tiene cada póliza, además de a la intensidad de cada uno de los siniestros (el coste de las indemnizaciones que generan) para decidir si aplican algún tipo de subida en la prima de renovación del seguro o, incluso, se decantan por cancelarlo a su vencimiento. En este sentido, a las entidades aseguradoras, con respecto a los siniestros de hogar, suelen recibir de peor agrado la alta frecuencia siniestral que la alta intensidad de los sucesos. Es decir, que si se da el caso de que un asegurado comunica muchos partes de hogar a lo largo del año, la compañía probablemente anulará esa póliza a su vencimiento; y, en el caso de que decidiera darle continuidad, el precio de renovación sería mucho más elevado que para una póliza con nula o baja siniestralidad.

Por lo tanto, a modo de conclusión, resulta muy importante estar bien asesorado a la hora de contratar un seguro de hogar, para que continente y contenido estén correctamente valorados; circunstancia que probablemente hará que la prima del seguro suba. En el caso de no ser así, rebajando su valor para pagar menos al año solo se puede conseguir que, en caso de siniestro, la vivienda se encuentre expuesta a una situación de infraseguro (la entidad aseguradora indemnizará al asegurado en proporción a los capitales contratados en la póliza).

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.