Ayuda

¿Qué documentos tengo que consultar si quiero saber el precio de mi seguro de hogar?

En la actualidad, en España, en cualquier póliza de hogar aparece detallado a que suma asciende el precio de ese seguro en concreto en el momento de su contratación. Además, gracias a un recibo (su importe se corresponde con lo estipulado en el contrato de seguro) el asegurado podrá demostrar que se encuentra al corriente del pago del mismo; en este mismo documento, el asegurado podrá consultar cada año, en el momento de la renovación de la póliza, el precio exacto de ese seguro en particular.

¿Es obligatorio proteger la vivienda con un seguro?

Así, con el objetivo de contextualizar la cuestión, resulta interesante conocer que en España, cuando aparecieron los primeros seguros destinados a proteger viviendas, solamente contemplaban el riesgo de incendio; a pesar de lo que llegaron a ser bastante populares entre la población, sobre todo entre la que residía en las ciudades. Consumida más de la mitad del siglo XX, las entidades aseguradoras que se dedicaban a la distribución de este tipo de seguros comenzaron a complementar con alguna garantía más sus pólizas de incendios (así eran conocidas). Pero, fue en la década de los setenta, con la aparición de las primeras modalidades de seguros multirriesgo, cuando los seguros de hogar aceleraron su evolución para llegar a convertirse en lo que son en la actualidad, no en vano, cuentan con un grado de penetración entre la población española que sobrepasa el 72%; es decir, que tres de cada cuatro hogares están asegurados en nuestro país.

Pues bien, antes de profundizar en la cuestión, en primer lugar conviene subrayar que, hoy en día, en España el propietario de una vivienda no está obligado a contar con un seguro de hogar para protegerla, excepto en los casos en los que el inmueble se encuentra hipotecado (conforme a lo establecido, en ese sentido, en la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario) o cuando, por ejemplo, en el caso de las viviendas de alquiler, se trata de una condición ineludible para el inquilino, con base en lo dispuesto en el contrato.

¿Qué factores influyen en el precio de un seguro de hogar?

Otra cuestión es que, si el propietario de una vivienda está pensando en suscribir un seguro para proteger el inmueble y las pertenencias que alberga en su interior (normalmente suele ser el bien más preciado para una familia), debe tener presente que el precio, entre otros factores de peso, será uno de los principales condicionantes que le harán decantarse por la elección de una determinada solución aseguradora o de otra. Pero, en concreto, ¿cuáles son las principales variables que determinan el precio de un seguro de hogar?

En ese sentido, los capitales asegurados en la póliza de seguro serán, sin duda alguna, el factor que mayor peso tendrá a la hora de calcular el precio de un seguro de hogar; capitales que, por norma general, aparecerán desglosados en las condiciones particulares de la póliza como continente y contenido. Así, en líneas generales, en un seguro de hogar, se entiende por continente la estructura del inmueble en sí, así como los elementos de construcción del mismo. Por lo tanto, en el continente se engloban: los cimientos, los muros, las columnas, las paredes, las cubiertas, los techos y las instalaciones fijas (agua, calefacción, climatización, electricidad...), así como los elementos de decoración fijos (pintura, escayola, parquet...). Además, aunque dependerá de cada entidad aseguradora en particular, elementos como jardines o escaleras pueden ser considerados como parte del continente. Al respecto, también resulta conveniente que el propietario de una vivienda esté al corriente de que el continente puede ser asegurado de dos maneras: a valor total, con lo que se cubre su totalidad, por lo que, en caso de una destrucción total de la vivienda, el seguro se hará cargo de la reparación y reconstrucción de la misma; y a primer riesgo (modalidad mucho más económica), que, en caso de una destrucción total de la vivienda, solo dará cobertura a parte del coste total de reparación.

Por otro lado, en un seguro de este tipo, todos los elementos que se encuentran dentro de una vivienda pero que no forman parte de su estructura pueden ser considerados como contenido de cara a la compañía. Estos objetos, que deben pertenecer al asegurado o a las terceras personas que vivan habitualmente en la casa, pueden ser todo tipo de muebles, electrodomésticos, dispositivos tecnológicos, ropa, enseres, etc. Pero, en el caso de los objetos de valor (por ejemplo, joyas o instrumentos musicales), así como de valor especial (como obras de arte), éstos deberán estar declarados expresamente en la póliza, ya que por lo general las entidades aseguradoras no suelen dar cobertura a este tipo de pertenencias en sus pólizas de hogar estándar.

Pero, además de los capitales asegurados, en el precio de un seguro de hogar también influyen otros factores. Entre ellos, se encuentran la antigüedad del inmueble (año de construcción y de las reformas, en el caso de que hayan sido efectuadas); sus características, por ejemplo, si tiene jardín o piscina; los materiales de construcción, dado que cuanto más caros sean éstos, mayor será el riesgo asumido por la entidad aseguradora al respecto; la ubicación de la vivienda, ya que, por ejemplo, puede encontrarse situada en una zona expuesta habitualmente a condiciones climatológicas adversas; su tamaño en metros cuadrados y de que manera están repartidos; el uso que se le da a la vivienda en cuestión, si es particular o se destina al alquiler; así como el modo de calentar la vivienda, ya que según cual sea el riesgo de incendio es mayor en ese inmueble.

Por lo tanto, una vez que la empresa aseguradora haya evaluado estos y algún otro factor más (los cuales determinan el riesgo en la póliza), ésta podrá calcular la prima; es decir, lo que el asegurado deberá pagar por el seguro. Al respecto, es aconsejable que el propietario no olvide que, en caso de siniestro, la aseguradora solo tendrá en cuenta el valor catastral del inmueble, que es el que fijan como valor de reconstrucción de la vivienda, a no ser que hubiéramos aumentado el continente debido a la utilización de algún material de especial valor.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.