Hero banner

Ayuda

¿Cuál es la edad mínima y máxima para contratar un seguro de vida?

Ten en cuenta este tipo de factores antes de contratar tu seguro

¿Puede cualquier persona contratar un seguro de vida? La respuesta es sí y así lo encontramos reflejado en la legislación vigente. Eso sí, cuando el tomador y la persona asegurada no coinciden, es necesario el expreso consentimiento, por escrito, del asegurado para otorgar validez a esa póliza. De la misma manera, las aseguradoras tampoco tienen la obligación de admitir a cualquier persona y pueden rechazar la contratación de un cliente.

¿Y en qué casos es recomendable contratar un seguro de vida? No hay una respuesta totalmente válida a esta pregunta. Al margen de las condiciones que se deben cumplir, generalmente es aconsejable un seguro de vida para aquella persona que cuente con algún tipo de carga familiar, y que represente a la fuente de ingresos primaria del núcleo familiar. 

Por ello, los seguros de vida están indicados para aquellas personas que, en caso de sufrir una invalidez que les impida trabajar, tengan un ingreso extra que les permita continuar con su vida de una manera normal dentro de lo que se pueda; o que, en el caso de fallecer, su cónyuge o descendientes tengan ese aporte económico extra que les ayude a continuar con la mayor normalidad con su ritmo de vida habitual.

¿Cuál es la edad máxima para contratar un seguro de vida?

Por lo general, los 64 años es la edad que las compañías suelen establecer como máxima para poder contratar un seguro de este tipo. 

Evidentemente, cuanto más joven seas en el momento de la contratación, menor será la prima que debas abonar. Hay compañías que no limitan la edad del asegurado a la hora de suscribir un seguro de vida, pero no es habitual. 

¿Y la edad mínima?

Puede contratarse un seguro de vida a partir de los 14 años cumplidos, ya que la ley excluye a dos grupos para la contratación: a los menores de 14 y a los incapacitados.

Al incrementarse la esperanza de vida de la población, los seguros de vida comienzan a demandarse a edades más avanzadas, aunque lo ideal es no esperar tanto

Respecto a los primeros, no pueden contratar una póliza excepto cuando la cobertura resulte inferior o igual a la prima pagada por la póliza o al valor de rescate. En cuanto a los incapacitados, la ley les da el mismo trato que a los menores de 14.

¿Hay seguros de vida sin límites de edad?

No se encuentran muchas compañías aseguradoras donde se comercialice este producto. Sí las hay que contemplan una edad más elevada de la habitual tanto para la contratación como para la finalización del contrato. En algunas, podrás contratar un seguro de vida hasta los 70 e incluso los 80 años, si tu estado de salud es óptimo. 

En cuanto a la fecha en que finaliza la validez del seguro, también oscila desde los 65 hasta llegar a los 99 años en algunos casos (aunque son los menos).

Ya lo tengo contratado, ¿hasta qué edad cubre un seguro de vida?

Si ya cuentas con un seguro de vida, debes consultar las condiciones de tu póliza o hablar con uno de nuestros expertos en seguros para que te indique cuál es la edad en la que el contrato de seguro se da por resuelto. Probablemente te lo hayan indicado en el momento de la contratación, pero si hace tiempo que lo tienes, quizá no lo recuerdes o no estés seguro.

Por normal general, los seguros de vida cubren hasta los 65-75 años, dependiendo de la póliza y la compañía elegida. A la hora de comparar entre seguros de vida, es un detalle que puede interesarnos tener en cuenta, dada la mayor longevidad de la población en la actualidad.

Seguros de vida vitalicios

Se puede encontrar un seguro de vida vitalicio, esto es, que dure la totalidad de la vida del asegurado sin tener, por tanto, fecha de finalización. Su particularidad es que siempre se cobra, lo haga el titular por medio del rescate, o sus familiares como beneficiarios.
Además, se paga la misma cantidad sin incremento de precio gradual, así que desde el comienzo sabes lo que pagarás cada año.

Con estos seguros se combinan los seguros de ahorro con los de vida riesgo. Así, hablamos de un producto financiero que protege a tu familia por un lado y por otro, promueve el ahorro a un plazo largo.

¿Cuál es la edad ideal para contratar un seguro de vida?

Seguro que piensas que cuanto antes, mejor. Evidentemente, nadie a los 14 años, edad mínima legal para contratar un seguro de vida, piensa en estas cosas.
Al llegar a la mayoría de edad, quizá a alguno le ronde la idea por la cabeza si ha vivido de cerca alguna situación que haya motivado ese pensamiento, pero raros son los casos en que un joven de esa edad tiene un trabajo estable que le permita abonar las cuotas de la prima y más aún, que sea el sustento principal de una familia o tenga personas a cargo.

En cambio, cuando se llega a la treintena, la situación cambia. Por eso nos parece que es muy buen momento para contratar un seguro de vida. Se es joven, con lo que las primas que la compañía fije para ese tramo de edad serán ajustadas, pero en la mayoría de los casos se cuenta ya una situación laboral que permitirá afrontar la prima de un seguro de este tipo sin preocupaciones y, además, puedes estar comenzando a crear una familia, por lo que a buen seguro una póliza de este tipo no supondrá más que tranquilidad para vosotros

La edad actuarial: un aspecto a tener en cuenta

Para ponernos en situación, la edad actuarial es la que sirve de referencia a la hora de calcular el precio de un seguro de vida y se cuenta desde la fecha de cumpleaños del asegurado más cercana en el tiempo a la fecha de efecto del seguro (o a la de la última renovación), aunque aún no se tengan de manera real los años cumplidos.

Al basar el precio de la prima de un seguro de vida en el riesgo de fallecimiento del asegurado, la edad cobra gran relevancia, ya que cuanta más edad tiene una persona, más riesgo de fallecimiento se presume.

Por eso, al haber pasado seis meses del día de nuestro cumpleaños, en puridad estamos más próximos de la edad que nos toca cumplir que de la que hemos cumplido y de este modo el valor del riesgo se toma respecto de la edad que vamos a tener en menos de seis meses.

Es a partir de los cincuenta cuando el tema de la edad actuarial es más importante, ya que el cambio en el precio es más notorio que si consideramos edades inferiores.

Hay que tener en cuenta también que, si tu edad actuarial supera a la real, podrás disponer de tu seguro de vida y sus coberturas, cuando se acerque el momento del límite de renovación, un año menos, así que cuenta con este factor a la hora de contratar tu seguro de vida.