Hero banner

Ayuda

¿Cuáles son las figuras principales en un seguro de vida?

Te informamos de cuales son las figuras de un seguro de vida

En este artículo podrás informarte acerca de

Te asesoramos sobre las figuras de un seguro de vida

Existen varios tipos de seguros de vida (de vida-riesgo, de rentas, mixtos, de ahorro, de vida entera, de vida temporal…), pero todos tienen en común el objetivo de proteger a la familia o seres queridos en el caso de que se produzca una desgracia. ¿Cómo? Mediante el pago a los beneficiarios una cantidad económica que compense, en la medida de lo posible, la pérdida. Pero sea cual sea el tipo de seguro de vida, siempre existen las mismas cuatro figuras en el contrato: el tomador, el asegurado, el beneficiario y el asegurador.

La mejor manera de conocer todos los detalles de un seguro de vida es leer con detenimiento lo que se denomina como condiciones generales de la póliza. Es aquí donde aparecen constantemente las figuras principales anteriormente mencionadas de tomador, asegurado, beneficiario y asegurador. Por eso hay que saber el significado de cada uno.

 

Tomador

El tomador es la persona que firma el contrato y, entre muchas otras cosas, quien se compromete a pagar el precio de la prima. En caso de no hacerlo, él o ella serán los únicos responsables y se podría incluso cancelar la póliza de manera unilateral por la aseguradora. Además el tomador tiene la facultad de designar a uno o más beneficiarios que percibirán la indemnización en caso de siniestro, pudiendo cambiar esta asignación tantas veces como quiera siempre que esté contemplado en condiciones de la póliza.

También tiene la capacidad de solicitar cambios en la póliza que pueden ser fundamentales tales como cambiar las coberturas o sus límites, o los datos relacionados con el cobro de la prima. De la misma manera el tomador puede incluso rescindir o terminar con la póliza, no renovándola de acuerdo con la compañía aseguradora.

Como también pasa en los seguros de salud, es bastante común que el tomador y el asegurado sean la misma persona. En este caso, el objetivo es proteger a la familia con un capital asegurado en caso de siniestro. Pero también puede ocurrir que el tomador y asegurado sean distintas personas.  Esto pasa en los acuerdos en los que la empresa es el tomador y los asegurados son los empleados de esa empresa. También puede darse el caso de que el tomador sea diferente de los asegurados cuando estos son la pareja o los hijos.

 

Asegurado

El asegurado es la persona o personas que están cubiertas con la indemnización en caso de fallecimiento u otros casos que pudieran estar contemplados en el contrato. Lo más habitual es que el tomador y el asegurado sean la misma persona. Cuando no sea así generalmente se exige que las personas aseguradas por una póliza conozcan la existencia del seguro y den su consentimiento por escrito.

Además, la normativa establece que en caso de que el asegurado sea menor de edad, es necesaria la autorización por escrito del tutor o de sus representantes legales. En cualquiera de los casos, lo mejor es consultar las condiciones particulares de cada empresa aseguradora porque pueden ser diferentes. 

 

Beneficiario

El beneficiario es la persona que figura en la póliza como receptor de la indemnización en caso de siniestro. Dicho de otra manera, es la persona elegida por el tomador para recibir la indemnización en caso del fallecimiento.

En los seguros de vida-riesgo, puede darse la situación de que el beneficiario y el asegurado sean la misma persona, o puede darse el caso de que no lo sean. Hasta podría a llegar a darse el caso de que asegurado, tomador y beneficiario puedan  estar representadas por tres personas distintas.

Pero para no complicar cada uno de los supuestos que se puedan dar, el tomador es quien designa a los beneficiarios de la póliza y es quien puede cambiarlos, mientras el contrato esté en vigor. La designación del beneficiario se suele hacer al tramitar la póliza, aunque es posible hacerla por escrito a la aseguradora con posterioridad a la firma del contrato del seguro o, incluso, en el testamento.

¿Cómo se cobra la indemnización? En primer lugar, los beneficiarios deben saber que la póliza existe y la compañía responsable, ya que la necesitarán para reclamar la indemnización que les corresponde. La aseguradora sólo pagará la indemnización si el beneficiario reclama su cobro, después del fallecimiento del asegurado.

 

Asegurador

Las aseguradoras son entidades que se comprometen por contrato a cubrir el riesgo asegurado a cambio del pago de la prima. Sólo se puede anular la indemnización si se produce alguna de las situaciones que prevea la póliza como exclusiones recogidas en las condiciones generales.

Además, antes de la contratación la aseguradora puede pedir a sus clientes que contesten a un cuestionario de salud o, incluso, que se sometan a un chequeo médico. De esta manera pueden calcular el riesgo asegurado. El chequeo es menos habitual mientras que el cuestionario de salud está bastante estandarizado al igual que pasa en los seguros de salud. La veracidad de las respuestas es fundamental porque, en caso contario, puede suponer la declaración del contrato nulo y, por lo tanto, perder el derecho a recibir cualquier indemnización.

¿Sigues con dudas a la hora de decidirte a contratar un seguro de vida? ¿No tienes claro cuál te conviene más? Entra en nuestro comparador para conocerlos y, y si tienes dudas, consulta con uno de nuestros asesores.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento