Hero banner

Ayuda

¿Qué tipos de Seguros de Vida existen en función de las personas cubiertas en el contrato?

Te informamos sobre el Seguros de Vida en función de las personas cubiertas en el contrato

Te asesoramos sobre el Seguro de Vida en función de las personas cubiertas en el contrato

Los seguros de vida tienen muchas modalidades y una de las más importantes es la relativa al número de personas aseguradas. De esta manera, los seguros pueden ser individuales (con una única persona), de dos o más cabezas (dos o más personas) o seguros colectivos o de grupo cuando cubren a un determinado número de personas (empresas, asociaciones, colegios profesionales o grupos de personas). Vamos a explicar las particularidades de cada uno de los casos.

 

Seguros individuales

Los seguros individuales son aquellos en los que el asegurado es una única persona física. Existen varios tipos de seguros individuales, pero fundamentalmente se tratan de seguros que pagarán una indemnización a los beneficiarios en caso de que fallezca el asegurado, o también la puede percibir el asegurado cuando se incapacite o sufra una enfermedad grave.

Existen varios tipos de seguros de vida en función de muerte natural o accidental, incapacidad total y permanente, renta diaria por hospitalización, renta por incapacidad total temporal y enfermedades graves…

Este tipo de seguros están dirigidos a aquellas personas que quieran garantizar la estabilidad económica de sus familias en caso de que ocurra un fallecimiento inesperado, o por falta de ingresos como consecuencia de una incapacidad o enfermedad grave.

La cuota a pagar está determinada principalmente por la edad y el estado de salud del asegurado en la fecha de la contratación. Puedes consultar los precios en nuestro comparador. Como norma general, cada compañía aseguradora hace un examen de salud previo a la contratación, para evitar posibles fraudes. Por eso es muy importante decir la verdad sobre el estado de salud del asegurado, ya que de no hacerlo, las coberturas del seguro pueden no ser aplicadas.

Es muy conveniente que conozcamos las exclusiones de un seguro de vida para evitar sorpresas cuando haya que hacer uso de él. Es mejor preguntar siempre antes de la contratación para no llevarse luego una sorpresa desagradable. Es importante revisar si la compañía otorga por ejemplo cobertura a personas que realizan actividades denominadas peligrosas o de alto riesgo. Para estas actividades especiales las compañías de seguros exigen requisitos adicionales y pueden establecer restricciones o primas más costosas.

Conviene definir con claridad los beneficiarios de la póliza y notificar oportunamente a la compañía de seguros cualquier cambio que se desee hacer sobre esa lista. La mejor manera de conocer todos los detalles de un seguro de vida es leer con detenimiento lo que se denomina como condiciones generales de la póliza. Si después de esto tienes dudas, puedes preguntar a uno de nuestros asesores.

 

Seguros sobre dos o más cabezas

Este tipo de seguro de vida se caracteriza porque existen dos o varias personas aseguradas en la póliza, que a su vez son beneficiarios recíprocos. Esto quiere decir que cuando se produzca el fallecimiento de cualquiera de los asegurados, se pagará la indemnización estipulada en el contrato a los supervivientes.

Vamos a poner un ejemplo práctico de este tipo de seguro entre un padre y un hijo. En este caso, el padre realiza aportaciones periódicas de manera que cuando éste fallezca, se pague una renta vitalicia determinada a su hijo. El padre debe pagar siempre mientras su hijo viva, y si el hijo muere, se cancela el seguro. Este es un seguro especialmente indicado para padres con hijos con alguna discapacidad cuyas circunstancias les impedirán poder ganarse la vida ante la ausencia del padre. En estas circunstancias, el padre mantiene mientras vive a su hijo y debe preparar al mismo tiempo una renta para que en su ausencia el hijo disponga de recursos económicos suficientes para su subsistencia. 

 

 Seguros colectivos o de grupo

Un seguro de vida colectivo cubre a un grupo de personas. Es el tipo de seguro que más suelen contratar las empresas para asegurar a sus empleados. En caso de fallecimiento del asegurado, se pagará una suma determinada a los beneficiarios que el empleado constatara en el contrato.

También existe la posibilidad de ampliar las garantías por fallecimiento en casos concretos como fallecimiento por accidente de manera general, o por fallecimiento por accidente de tráfico de circulación. 

Este tipo de seguros también suelen contemplar la modalidad de invalidez permanente y absoluta para todo tipo de trabajo, Se hace para proteger a la plantilla en caso de invalidez permanente absoluta porque, en este caso, ya no podrán volver a incorporarse al mercado laboral. 

La invalidez absoluta se puede producir por accidente de carácter general o por accidente de circulación (causado por un vehículo al asegurado siendo peatón, el sufrido por el asegurado siendo conductor u ocupante del vehículo y el sufrido por el asegurado siendo pasajero de transporte público).

Es importante que consultes si tu empresa tiene uno de estos seguros de vida, aunque lo más normal es que cuando se produzca la contratación, sea la propia empresa la que te avisará de este tipo de coberturas para sus empleados. En el caso de que sea así, infórmate bien para sobre todo incluir a los beneficiarios que consideres oportuno.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento