Hero banner

Ayuda

¿En qué se diferencia un Seguro de Accidentes de un Seguro de Vida?

Te informamos sobre las principales diferencias de un seguro de vida y uno de accidentes

CONOCE TODOS LOS DETALLES DE LAS DIFERENCIAS ENTRE ESTOS DOS SEGUROS

Con bastante frecuencia se cree que un seguro de vida y un seguro de accidentes cubren casi lo mismo, pero realmente no es así. Para empezar, hay que un seguro es un contrato en el cual hay dos partes, el asegurado y el asegurador que puede ser una compañía o correduría de seguros. En estos contratos, también llamados pólizas, se cubren o se indemnizan las coberturas contratadas previo pago de una prima. Cada compañía establece los límites de sus coberturas con capitales o rentas específicas en cada caso. Son una ayuda de tipo económico, la mayor parte de las veces, en el que se garantizan eventualidades inesperadas en diferentes situaciones de la vida. 

En un seguro de accidentes se recibe una indemnización económica destinada a cubrir los daños físicos del tomador a consecuencia de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado que produzca invalidez temporal, permanente o muerte. El accidente no puede ser de ninguna manera intencionado o la compañía puede quedar exenta del pago de la cobertura establecida en la póliza. 

En el seguro de vida se cubre el riesgo de muerte e incapacidad, es decir, se contratan coberturas destinadas a indemnizar la integridad, la salud o la existencia de las personas. El tomador del seguro formaliza un contrato con la aseguradora en el que se estipulan y se establecen las limitaciones de la póliza. Para que el contrato del seguro de accidentes o de vida comiencen a tener efecto se debe pagar la prima estipulada, es decir, la cuota que se debe pagar a la compañía y que establecen las limitaciones en la póliza contratada.

 

Principales coberturas de los seguros de accidentes y los seguros de vida

En los seguros de accidentes los principales accidentes cubiertos son, normalmente, la invalidez temporal, la invalidez permanente y total, la muerte accidental y los gastos sanitarios de recuperación del accidente y repercusiones económicas derivadas del accidente.

En la muerte accidental los beneficiarios, que pueden ser el cónyuge, los hijos, el patrimonio u otra persona que elijas, reciben una indemnización, que debe ser estipulada previamente en la póliza, en caso del fallecimiento del asegurado a causa de un accidente. En la invalidez temporal en cambio, el tomador del seguro tiene derecho a una indemnización mientras se encuentra incapacitado temporalmente para desarrollar sus actividades laborales con normalidad debido a un accidente personal. Si los síntomas de la persona no remiten después del tiempo estipulado se debe declarar la incapacidad permanente. En la invalidez permanente y total el trabajador, después de haber estado a tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva, y previsiblemente definitivas, que disminuyen o anulan su capacidad laboral. En este tipo de incapacidad se inhabilita a los trabajadores para realizar las labores de su profesión habitual pero se puede dedicar a otra distinta mientras percibe la indemnización correspondiente a su incapacidad permanente total. Por último, en los gastos sanitarios de recuperación del accidente y repercusiones económicas derivadas del accidente el seguro cubre los gastos de asistencia sanitaria que necesite el asegurado a raíz de sufrir un accidente. Recordamos que estas indemnizaciones serán siempre en función de las coberturas contratadas. 

En un seguro de vida el riesgo principal, obviamente, es el fallecimiento del tomador del seguro por cualquier causa. En cada póliza se deben concretar los límites para saber si hay alguna exclusión, lo que suele ser común. La muerte es algo que previsiblemente va a suceder, así que es uno de los seguros más demandados de las compañías ya que siempre se quiere contar con una tranquilidad extra para los beneficiarios. La muerte es algo que nunca se sabe cuando puede ocurrir. Hay supuestos en los que los contratos no cubren el fallecimiento del asegurado, dependiendo siempre de las coberturas contratadas como, por ejemplo, fallecer practicando un deporte de riesgo como puede ser el surf o la escalada en alta montaña. También es habitual que haya una carencia por suicidio, tristemente para evitar que se contrate previamente un seguro cuando ya existía esa intencionalidad por parte del asegurado.

Hay seguros de vida en los que también se pueden cubrir riesgos adicionales como pueden ser las incapacidades temporales y permanentes que pueden ocurrir en la vida profesional. Pueden incluir las terribles enfermedades graves que deben ser especificadas en cada póliza y que se estipulan en función de la edad del asegurado o de su historial médico. También puede incluir la incapacidad o el fallecimiento por accidente, siendo el de tráfico el más común.

 

Principales diferencias entre los seguros de accidentes y los seguros de vida

La principal diferencia entre estos dos seguros es que el seguro de accidentes solo da cobertura en caso de sufrir un accidente pero no una enfermedad, por ejemplo. En el seguro de vida se cubren necesidades diferentes en referencia al fallecimiento del asegurado, como los gastos de los trámites del deceso o la cobertura por suicidio. También la manera de determinar la prima es diferente ya que en el seguro de vida se tienen en cuenta factores como la edad y el estado de salud del contratante. La prima entre estos dos seguros puede ser muy diferente, siempre en función del alcance de las coberturas contratadas.

En cualquier caso, al contratar un seguro del tipo que sea el objetivo principal siempre es el mismo, la seguridad y el bienestar del asegurado y los beneficiarios, por lo tanto, es habitual que los seguros se complementen entre ellos ya que no atienden las mismas necesidades. 

Los asesores especializados de El Corte Inglés Seguros te pueden ayudar a resolver tus dudas o a explicarte más detalladamente estas diferencias. Rellena el formulario de la página y se pondrán en contacto contigo para elegir el seguro que más se adapte a tus necesidades.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.