Seguros para coches eléctricos

Si tienes un coche eléctrico, es fundamental que tu seguro de coche incluya ciertas coberturas casi imprescindibles... ¿sabes cuáles? Electricos

¿Tienes un coche eléctrico? ¿Estás pensando en comprarte uno? Como sabrás, al igual que para cualquier tipo de vehículo a motor es obligatorio contratar un seguro de Responsabilidad Civil, pero puede que no tengas muy claro si el seguro para coches eléctricos es el mismo que para coches gasolina o diésel. Desde El Corte Inglés Seguros te recomendamos siempre acudir a asesores expertos para que puedas contar con la ayuda y el consejo necesarios para contratar el seguro para coche que mejor se adecúe a tus necesidades y a las de tu vehículo. 

Ahora, y a lo largo de las siguientes líneas, vamos a intentar aclarar las similitudes y diferencias entre los seguros para coches eléctricos y los seguros para coches con combustible fósil.

Particularidades del seguro para coches eléctricos

Como acabamos de mencionar, partimos de que en España el seguro de Responsabilidad Civil es obligatorio para todos los vehículos a motor independientemente del tipo de combustible que utilicen. Así, el conductor responderá ante los daños causados a un tercero de igual forma, lleve un coche diésel, gasolina o uno eléctrico. 

Las coberturas que, por norma general, se debieran incluir en un seguro de coche eléctrico y que pueden ser diferentes a las del seguro de coche convencional suelen ser las que tienen que ver con ciertas partes del coche, como por ejemplo la batería o el cable para su carga. Una cobertura imprescindible que suele estar incluida en todas las pólizas a terceros para coches eléctricos es la asistencia en carretera, ya que el hecho de quedarnos sin batería puede arruinarnos un viaje si no tenemos esta garantía cubierta. Normalmente, los seguros para coches eléctricos incluyen la recogida del coche y de los pasajeros y su traslado hasta el punto de carga más cercano. Incluso hay pólizas que establecen un número de kilómetros para que puedas cargar la batería de tu coche en el punto que prefieras dentro de ese rango de kilómetros establecido. Además, algunas entidades ya cuentan con servicios de asistencia que pueden cargar la batería del vehículo en el lugar del incidente.

Como comentábamos, el cable para la carga de la batería merece atención especial en los seguros para coches eléctricos, ya que el hecho de que puede ser robado se convierte en un problema tremendo para los propietarios que se ven en la obligación de tener que adquirir otro con premura puesto que, sin el cable, el coche no puede cargar la batería y, por tanto, no puede funcionar. Por ello, cada vez más seguros para coches eléctricos, dentro de la garantía por robo, incluyen la sustracción del cable de carga del vehículo, de tal manera que el seguro lo cubrirá en caso de que los amigos de lo ajeno se lo lleven. Sin embargo, aunque no todos los seguros del mercado incluyen todavía la reposición del cable en caso de robo, sí que contemplan los daños causados al vehículo como consecuencia del robo de este tipo de piezas.

En general, el resto de las coberturas que ofrecen los seguros para coches con combustible fósil son las mismas que para coches eléctricos y las pólizas se dividen también en terceros o todo riesgo, según el nivel de cobertura que el conductor necesite o simplemente quiera para su vehículo. 

Desde las pólizas a terceros a la póliza a todo riesgo sin franquicia hay un abanico enorme de posibilidades, que incluyen unas garantías u otras en función del nivel de protección que el propietario requiera. Así, las más básicas, además de la Responsabilidad Civil Obligatoria,  suelen incluir: Responsabilidad Civil Voluntaria, defensa jurídica y asistencia en carretera. En la gran mayoría de pólizas, para incluir la cobertura de incendio hay que contratar un seguro a terceros ampliado, que además de la mencionada cobertura de incendio y de todas las anteriores, normalmente, incluye la rotura de lunas y los daños personales y materiales en caso de acontecimientos extraordinarios. La póliza a terceros más completa que suelen ofrecer las compañías es la que incluye todo lo anterior junto a la garantía por robo del vehículo y por los daños ocasionados al producirse la sustracción de alguna de las piezas. La prima que pagaremos por el seguro de nuestro coche, evidentemente, aumentará según añadamos coberturas a nuestra póliza.

Finalmente, las pólizas a todo riesgo incluyen las coberturas anteriores y añaden los daños propios, es decir, cubren los daños que, en caso de accidente, sufra tu vehículo. Cuando contratamos el seguro con franquicia, sabemos que pagaremos una prima menor, pero también que en caso de sufrir daños en el coche, deberemos pagar la cantidad de la reparación estipulada en la franquicia. Si tenemos un seguro a todo riesgo sin franquicia será el seguro el que se encargue de la reparación íntegra de nuestro coche, pero en cambio la prima anual que pagaremos por nuestro seguro será mayor.

Para poder hacerte una idea de la cuantía de la prima de tu seguro de coche eléctrico, en las diferentes modalidades y con las garantías adicionales que hayamos elegido, puedes ir a nuestro tarificador en el que, de un vistazo, podrás comprobar lo que tendrás que pagar por tu seguro con las garantías que quieras incluidas.

Situación del coche eléctrico en España

El coche eléctrico, a pesar de tener un peso muy inferior al resto de automóviles en nuestro país (en torno al 1,4% del total de vehículos) está cobrando cada vez mayor protagonismo debido fundamentalmente a dos factores. Por un lado, su precio, poco a poco cada vez más asequible; y por otro, el Plan MOVES puesto en marcha por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), perteneciente al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, que proporciona ayudas económicas para incentivar la compra de este tipo de coches.

Así, el Plan MOVES va en este 2021 por su tercera edición, el Plan MOVES III y, comparado con el año anterior, ha cuadruplicado las ayudas: 400 millones frente a los 100 millones del pasado año pasado. Además, esta ayuda se aumentará en aquellas comunidades en las que se agoten los fondos hasta llegar a los 800 millones.

Esta cantidad económica se traduce en unos 4.500 euros por vehículo comprado, si bien puede llegar a ser superior en caso de que se achatarre el coche anterior. La condición es que el nuevo coche no supere los 45.000 euros.

Con este plan de incentivos para la compra de coches eléctricos se pretende llegar a los 250.000 coches en 2023, año en el que se prevé que finalice el Plan.

En 2016, en España se contabilizaron alrededor de 4.900 coches eléctricos nuevos. En el último año (2020), el número de coches eléctricos ha crecido un 40%, un aumento considerable, pasando de los aproximadamente 19.600 coches eléctricos en 2019 a alrededor de los 78.400 en 2020 y se prevé que 2021 vaya por el mismo camino y siga esta tendencia al alza.

En definitiva, a medida que el parque de vehículos eléctricos aumenta, también lo hacen los productos de seguros adecuados y exclusivos para ellos. Si bien todavía son minoría, las aseguradoras saben que son clientes exigentes que precisan unas coberturas específicas. Por ello, las compañías aseguradoras comienzan a añadir garantías en sus pólizas especialmente diseñadas para los conductores de coches eléctricos y sus vehículos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS