¿Sabes cuáles son las diferentes formas de asegurar tu hogar? Hoy queremos hablaros de las diferentes formas de establecer o contratar los capitales asegurados en los seguros de daños materiales, lo que repercutirá, por una parte, en la cuantía de la indemnización en caso de siniestro y, también, lógicamente, en el importe a pagar por el seguro.

En primer lugar, os informamos acerca de qué es un seguro de daños materiales: es aquel que cubre al asegurado de posibles accidentes que afecten a los bienes de la persona que suscribe el seguro. Por ejemplo, daños producidos por un incendio a la vivienda, un robo, una rotura de una tubería…

Vamos entonces ahora a explicaros las tres formas de aseguramiento del hogar:

  • Valor total: Es la forma de aseguramiento más habitual en los seguros de daños, entre ellos el del hogar. En estos casos la suma o capital que se asegura en la póliza debe coincidir con el valor de la totalidad de los bienes asegurables.

Por ejemplo, si en una vivienda el valor del contenido (es decir, mobiliario, ajuar, enseres…) es de 36.000 euros, en la póliza debemos declarar esa cantidad. En caso de pérdida del total del contenido por una garantía cubierta en la póliza, la compañía nos indemnizará por el total, es decir, por 36.000 euros.

  • La segunda de las formas de aseguramiento del hogar es a valor parcial. En este caso, al formalizar la póliza del seguro, se debe declarar el total de los bienes asegurados, pero se fija como capital asegurado sólo un porcentaje de ese valor.

Por ejemplo, el Sr. López tiene una póliza de seguros en la que ha declarado una obra de arte valorada en 10.000 euros. La póliza establece que el límite de indemnización para objetos de arte es del 25% del capital declarado en esta partida. Por tanto, si sufriera un siniestro cubierto, el Asegurador le indemnizaría con hasta 2.500 euros.

  • La tercera de las formas de aseguramiento del hogar es a primer riesgo, que consiste en asignar un capital asegurado de común acuerdo entre asegurador y asegurado, evitándose así la aplicación de la regla proporcional que veíamos en el artículo anterior.

Por ejemplo, el Sr. López asegura en su póliza de hogar las joyas con un capital de 3.000 euros a primer riesgo, sufre un siniestro y le roban 6.000 euros en joyas, el Asegurador le indemnizaría 3.000 euros.

Por último deciros que pueden coincidir las tres formas de aseguramiento en una misma póliza, en función de las coberturas o el tipo de bienes asegurados en dichas coberturas.