La sostenibilidad es una necesidad hoy en día que ayuda a nuestro mundo sea un lugar un poco mejor. La sociedad apuesta por cada vez más por este compromiso y tanto las personas y las empresas llevan ya tiempo tratando de aplicarlo a sus actividades.

El sector del seguro también se preocupa por nuestro planeta y por eso se ha creado una entidad que velará porque esta apuesta por lo sostenible, que va mucho más allá de la lucha contra el cambio climático, se transforme en acciones reales y eficientes dentro del sector financiero.

Toda persona que esté concienciada con la sostenibilidad conocerá seguro el significado de tres letras clave: ASG (las siglas de Ambiental, Social y de Gobernanza). Este término se usa para referirse a todos aquellos asuntos que no sólo se ocupan de crear un mundo más verde, sino de un planeta donde el empleo sea de calidad y los derechos de las personas se respeten, y un lugar en el que el comportamiento de las empresas sea el adecuado para estos objetivos. La sostenibilidad en el mundo empresarial es perseguir objetivos ASG y cumplirlos.

Las aseguradoras, como afirman desde UNESPA (la Asociación Empresarial del Seguro) como entidades y empresas, aunque parezca que tienen que ver poco con la sostenibilidad, si que están muy comprometidas con este tema.

El sector del seguro se ha comprometido a difundir los principios para la sostenibilidad en su área, tal y como han sido elaborados por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. UNESPA, está integrada una FinResp, la asociación que tiene como objetivo difundir la sostenibilidad en el sector financiero; y, que realiza una labor constante y activa de contacto con sus asociados para difundir dichos principios.

Otra medida que se realiza por parte del mundo del seguro, es que puede utilizar la suscripción de las pólizas en favor de la sostenibilidad, y se puede ver de forma clara en el caso de los seguros medioambientales. El asegurador, como buen conocedor de los riesgos, lo es también de las medidas más convenientes que se pueden tomar para evitarlos o disminuirlos.

Por tanto, cuando en el momento de realizar una póliza, se puede operar como “proveedor de prevención”. ¿Y esto como se hace? Pues ayudando al cliente a mejorar su propia gestión sostenible.

Además, el seguro invierte en activos ASG. De hecho, es una tendencia cada vez más perceptible, desde dos puntos de vista: el lado positivo, con la compra de activos verdes; y del negativo, mediante la renuncia a la adquisición de activos vinculados a políticas incompatibles con los objetivos ASG.

Otra de las cosas que se hacen desde el mundo del seguro y siguiendo con los principios de la ONU, es colaborar con terceros en el desarrollo de acciones ASG, y ser transparente sobre todo ello. Proveedores, clientes, gobiernos, autoridades, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, otras empresas… con estos entes tiene relación el sector asegurador; el cual, además, ha generalizado la publicación de memorias de sostenibilidad que, en muchos casos, superan los límites obligatorios de la legislación en este tema.

Por último, aunque no menos importante, según afirman desde UNESPA, el sector del seguro español hace indiscutible su compromiso con la S (de social) de las letras ASG generando algunos de los empleos de mayor calidad de la economía española, ya que se busca que en estos puestos se conciban inmejorables niveles de estabilidad, que además están entre los mejores pagados de la economía española.