Como es normal, quieres cuidar y proteger a los tuyos, porque son lo que más te importa. Pero sabemos que el riesgo de que pueda ocurrirnos algo está ahí, y aunque tratamos de cuidarnos hay muchos factores que no dependen de nosotros.

Por este motivo son muchos los que optan por un seguro de accidentes. Este tipo de pólizas están destinadas a cubrir el futuro bienestar de tu familia y el tuyo propio si no pudieras seguir ocupándote de ellos.

Además, se encargan de que tu familia no se vea afectada por la pérdida de ingresos y un posible aumento de gastos, en caso de que no pudieras seguir cuidando de ellos.

Según la Ley de Contrato de Seguro, accidente es la lesión corporal que deriva de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca incapacidad temporal o permanente o fallecimiento.

En esta ley se recogen las condiciones del seguro y dicta que el tomador debe comunicar al asegurador la celebración de cualquier otro seguro de accidentes que se refiera a la misma persona.

Debes tener en cuenta que, si contratas un seguro de accidentes y provocas intencionadamente el accidente, el asegurador queda liberado del cumplimiento de su obligación.

Por otra parte, si es el beneficiario designado en la póliza el que causa dolosamente el siniestro la designación hecha a su favor será nula y la indemnización corresponderá al tomador de la póliza o, en su caso, a la de los herederos de éste.

En definitiva, la función del seguro de accidentes es resarcir al propio asegurado o a sus beneficiarios de las consecuencias económicas desfavorables que el accidente y sus lesiones ocasionan.

Diferencia entre el seguro de accidentes y el seguro de vida

Si no entiendes que diferencia hay entre ambos seguros, diremos que por norma general:

  • Un seguro de vida garantiza el pago de un capital para el caso de fallecimiento o incapacidad derivados de enfermedad o accidente.
  • Mientras que el seguro de accidentes sólo se cubriría el accidente, no la enfermedad.

¿Qué es la invalidez permanente?

La invalidez permanente es la situación del trabajador que, después de haber estado a tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva, y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

La Ley de Contrato Seguro es la que marca la determinación del grado de invalidez. Está será la que derive del accidente se efectuará después de la presentación del certificado médico de incapacidad.

El asegurador notificará por escrito al asegurado la cuantía de la indemnización que le corresponde, de acuerdo con el grado de invalidez que deriva del certificado médico y de los baremos fijados en la póliza.

Si el asegurado no aceptase la proposición del asegurador en lo referente al grado de invalidez, las partes se someterán a la decisión de Peritos Médicos.

Si se produce una situación de una incapacidad permanente, muy probablemente, se derivarán una serie de desembolsos importantes para la recuperación y adaptación del accidentado. Este imprevisto, puede plantear importantes dificultades en las finanzas personales y familiares.

Un seguro de accidentes con la garantía de incapacidad permanente está diseñado para poder dar apoyo en esos momentos tan difíciles proporcionando una indemnización para hacer frente a los gastos que deba sufragar el asegurado.

Si necesitas información y asesoramiento sobre un seguro de accidentes no dudes en contactar con nosotros.