¿No tienes aire acondicionado y estás luchando, cada día, por sobrevivir ante esta ola de calor? Ya sea por motivos económicos o de salud, mucha gente decide prescindir del aire acondicionado en el hogar. Si es tu caso, ¡tranquilo! Te mostramos cinco trucos para enfriar la casa sin aire acondicionado, espantar el calor de tu casa y dormir bien con calor. ¿Nos acompañas?

 

1.      Baja las persianas y cierra las ventanas

Uno de los principales trucos, para enfriar la casa, es bajar las persianas y cerrar las ventanas durante las horas de más calor. Por ello, una vez ventilada la casa con el aire de la noche o de la primera hora de la mañana, deberás bajar las persianas para evitar que el sol y el aire ardiente del exterior, se adentren en tu hogar. Además, si apuestas por unas cortinas de colores claros y tejidos ligeros, conseguirás que no se concentre la radiación en ellas.

2.      Usa poco los electrodomésticos durante el día

Los electrodomésticos son una fuente de calor en casa y, por ello, deberás apagar todos los que no estés usando durante el día. Aunque algunos como la nevera o el ordenador serán imprescindibles, tendrás que evitar usar el lavavajillas, la plancha o el horno sobre todo en las horas centrales del día.

3.      Plantas contra el calor

Coloca plantas de hojas verdes y de gran tamaño para refrescar el hogar. La vegetación ayuda a refrescar la casa y es una buena solución recurrir a abundantes plantas y regarlas. La humedad ayudará a refrescar el aire que entra en tu casa.

4.      Moja las cortinas y friega el suelo

¿Conoces este truco? Si mojas las cortinas, abres las ventajas y friegas con agua fría el suelo, cuando ya haya caído el día, te ayudará a refrescar el ambiente y ¡notarás más fresquito en un pispás!

5.      Tejidos de verano en casa

Los tejidos de tu casa son importantes para aminorar los efectos de las altas temperaturas. El algodón será uno de tus mejores aliados para el verano y los colores claros, que aportarán sensación de frescor.

Y tú, ¿cómo combates este calor? Sigue estos consejos y pasa un verano perfecto. ¡Ah! Y si quieres cuidar tanto tu salud como la de tus familiares, consigue el mejor seguro de salud.