En los últimos años y gracias, principalmente, al mejor acceso que tenemos a la información, vamos incorporando todo tipo de innovaciones a nuestros hogares. Y es que lo que ha sido típico durante años en los hogares de una región, ha pasado inadvertido en otro. Este el caso de la cocina al vapor. Este modo de cocinar no nos era desconocido. Sin embargo, cada día son más las recetas que nos llegan a las que podemos recurrir para elaborar alimentos con este método. Y no deben pasar inadvertidas, ya que los beneficios de la cocina al vapor son múltiples.

La cocina al vapor, en efecto, es nuestra gran aliada si queremos seguir una dieta sana y equilibrada. Esto es así porque cuidar la alimentación no depende sólo de una acertada selección de los alimentos que comemos, sino también de su forma de cocinarlos. En este sentido, los beneficios de la cocina al vapor son reconocidos por todos los profesionales de la gastronomía y de la salud.

Antes de nada, hay que diferenciar la forma de cocinar alimentos al vapor de la de cocinar alimentos cocidos en agua:

  • En la cocina al vapor, los alimentos se guisan al contacto con vapor de agua que no sobrepasa los 100°C.
  • En la cocción de alimentos en agua, éstos entran en contacto con el agua hirviendo, cuya temperatura supera los 100°C. Diversos estudios han constatado que, a partir de 110°C, muchos alimentos pierden ciertas propiedades, vitaminas y minerales que contienen de forma natural.

¿Cuáles son los beneficios de la cocina al vapor?

  • Antes de nada, hay que tener en cuenta un detalle nada desdeñable cuando hablamos de sentirse cómodos en casa: la cocina al vapor es muy limpia. Olvídate de salpicaduras de agua o grasa. Cocina al vapor y tu cocina te lo agradecerá.
  • Cocinar al vapor es muy sencillo. Sólo tendrás que dejar los alimentos ya lavados en un recipiente adaptado a este tipo de cocina.
  • La cocina al vapor permite cocinar todo tipo de alimentos vegetales y cárnicos sin que estos pierdan su sabor y aroma. Por el contrario, lo mantienen mucho más que otros tipos de modos de cocina.
  • La cocina al vapor evita el uso de productos grasos para elaborar platos. Esto supone un gran beneficio para nuestra salud, ya que, al evitar las grasas y las frituras, disminuimos el riesgo de que el colesterol aumente en nuestro organismo.
  • El proceso digestivo se dará de una forma más saludable. Los alimentos cocinados al vapor son más sencillos de digerir, ya que la textura y las propiedades alimenticias no son alteradas. Por el contrario, los alimentos sometidos a un excesivo calor, pueden alterar sus componentes. Es el caso de los alimentos fritos, que presentan una textura dorada y tostada que puede hacerse difícil de digerir y conllevar molestias estomacales.
  • La cocina al vapor permite cocinar varios alimentos a la vez respetando su composición. En el caso de otros tipos de cocina, como por ejemplo la hervida, los alimentos chocan unos con otros y pierden textura y sabor al entremezclarse entre ellos.
  • Al no utilizar elementos grasos como aceites o mantecas, los alimentos cocinados al vapor ayudan a mantener nuestra línea.

Como puedes comprobar, la cocina al vapor mantiene intactas todas las cualidades naturales de los productos que utilizamos en la elaboración de las nuestras recetas, pero no por ello haciendo que la comida sea menos sabrosa. Súmate a la cocina al vapor y pronto verás que cuidas tu salud al tiempo que aumenta tu bienestar en el hogar.