Mucha gente está acostumbrada -cree firmemente y lo practica- a ventilar y tener aire fresco en el hogar. Es posible que veas ventanas cada mañana donde se apoyan mantas, almohadas y edredones, o simplemente ventanas abiertas de par en par, sin importar cual sea la temperatura exterior.

 

Pero ¿Cuáles son los verdaderos beneficios de hacer esto? ¿Por qué es esencial tener aire fresco en el hogar? ¿Tiene realmente algún sentido?

 

Pues sí, el aire fresco en tu casa tiene muchos beneficios para ti y la salud de tu familia. Si sigues leyendo, te convencerás rápidamente y empezarás a abrir las ventanas de par en par cada mañana, si es que no lo haces ya.

 

Te deshace del aire viciado

Una de las principales razones por las que la gente abre todas las ventanas -y a veces las puertas- de su hogar, incluso durante el invierno, es para dejar salir el aire viciado. Se ha "utilizado" ya un aire que se ha quedado bloqueado dentro de la casa. Se ha inhalado y exhalado y ya no contiene tanto oxígeno como el aire fresco del exterior.

Necesitamos oxígeno para funcionar correctamente y, por tanto, el aire que carece de este oxígeno no te servirá de mucho. Cuando abres puertas y ventanas, estás ayudando a tu casa a eliminar el aire viciado y a traer aire nuevo y fresco.

 

Evita el crecimiento de moho

Al moho le encanta crecer en condiciones cálidas, oscuras y húmedas. Algo que mucha gente olvida a menudo es el “mundo” que se puede crear en su colchón, y muchos se sorprenden al saber que quizá encuentren moho en él. Puede suceder en condiciones de extrema humedad y ambientes muy cargados. Dormir en una cama con moho cada noche puede causar reacciones alérgicas graves en algunas personas. Al abrir las ventanas del dormitorio y sacudir la ropa de cama, puedes ayudar a evitar que esto suceda. Si es posible, coloca de vez en cuando el colchón en tu dormitorio junto a la ventana abierta, para airearlo en condiciones; esto ayudará a eliminar la humedad del sudor corporal y evitará la formación de moho.

 

Ayuda a erradicar los ácaros

Todos sabemos que a los ácaros del polvo les encanta construir sus hogares en nuestras camas, salones, ropa de cama o la ropa almacenada en armarios, baúles o trasteros. Cuando abres tu casa, el movimiento de aire resultante puede ayudar a eliminar los ácaros del polvo que no han sido absorbidos por tu aspiradora. Dado que no es procedente pasar la aspiradora por la ropa (sic), sacudir las sábanas y dejar que la brisa formada por el aire fresco corra, siempre ayuda a reducir y eliminar los ácaros del polvo.

 

Trae el sol a casa

Sol, solito, caliéntame un poquito…El sol no solo es bueno para calentarte cuando tienes frío. También puede actuar como un blanqueador natural para sábanas, camisas, camisetas y en general la ropa blanca, por lo que con tiempo soleado podríamos evitar el uso de productos químicos agresivos como la lejía. Además, también se ha demostrado que la luz solar ayuda a matar los ácaros del polvo.

Así que, cuando abras las ventanas, asegúrate de abrir también las persianas para que entre toda esa brillante luz del sol. No solo puede desinfectar tus cosas (hasta cierto punto), sino que también ayudará a eliminar esos horribles ácaros del polvo que viven en tus muebles y ropa de cama.

 

Reduce la condensación

Cuando mantienes cerradas todas las puertas y ventanas, se nota un aumento de la condensación en casa. Esto puede llegar a provocar que las ventanas y sus marcos puedan estar húmedos y, por lo tanto, aparezca un moho negro. Sin una ventilación adecuada en el hogar, la casa se convierte en una caja de gérmenes calientes y humeantes. Al abrir todas las ventanas y puertas, dejamos salir este aire húmedo y reducimos la cantidad de condensación en nuestro hogar.

 

Puedes ahorrar costes en energía

Al abrir las ventanas y puertas de su hogar, recibimos aire fresco y en determinadas épocas del año (y determinados lugares de nuestro país) esto suele ser suficiente para enfriar la casa, eliminando, o al menos reduciendo significativamente, la necesidad del aire acondicionado. Por lo tanto, no solo te encontrarás fresco y cómodo, sino que además ahorrarás en tu factura de electricidad.

 

Más concentración mental

Debido a que tener aire fresco en el hogar significa que hay niveles más altos de oxígeno, tener una mayor ventilación en casa puede ayudar a mejorar nuestra concentración: una gran razón para abrir de par en par y dejar que entre el aire fresco. Abre tus ventanas y empieza a cosechar los beneficios de una mayor claridad mental desde hoy mismo.

 

Mejor salud

Hay muchas maneras de mejorar tu salud, pero se ha demostrado que el pequeño acto de respirar aire fresco mejora la presión arterial y la frecuencia cardíaca, promueve un sistema inmunológico más fuerte, fomenta niveles más altos de serotonina (lo que mejora el estado de ánimo) e incluso ayuda en la digestión. Lo que significa que simplemente abriendo las ventanas y dejando entrar el aire fresco, pueden mejorar enormemente varios aspectos de tu salud.

 

Además, llevamos unos meses en los que el aire fresco es prácticamente un sinónimo de vida, ya que está demostrado que el contagio del coronavirus es mucho más difícil en espacios abiertos y que formar corrientes de aire con cierta frecuencia (cinco-diez minutos cada hora) ayuda a que los aerosoles no encuentren una presa fácil en nuestro organismo.

Aunque sea por un rato, ármate con una buena bufanda o un abrigo si hace falta, pero deja que el aire entre en tu casa, porque lo mires como lo mires, el simple hecho de abrir las ventanas tiene muchísimos beneficios. Notarás desde el primer día cómo abrir y dejar entrar el aire fresco tiene un efecto positivo en tu salud, así que acostúmbrate a hacer esto cada día.