En lo que respecta a la limpieza y cuidado del hogar, muchas personas tienen dudas del tiempo que debe transcurrir hasta lavar tanto las sábanas de la cama como las toallas que se utilizan en casa.

Diversas encuestas realizadas al respecto han desvelado que la limpieza de estos elementos del hogar no se realiza con demasiada asiduidad. Casi 20 de cada 100 personas reconocen lavar tanto las sábanas como las toallas sólo una vez al mes.

Pero, ¿qué es lo que recomiendan los expertos?

Hay que tener en cuenta que de todos los elementos textiles que existen en el hogar, las sábanas y las toallas tienden a mancharse con mayor facilidad que otros cuyo fin es más decorativo, como pueden ser por ejemplo las cortinas. Al igual que nos esmeramos en eliminar manchas de desodorante en la ropa o de otro tipo de productos, debemos pensar que las sábanas y las toallas también tienen contacto con la piel. Es lógico que se impregnen restos de cremas, maquillaje, células muertas, jabón, agua, pelos, sudor, ácaros, etc.

Por este motivo, todos aquellos materiales textiles que entren en contacto con la piel deben ser lavados al menos una vez por semana.

Teniendo en cuenta también la costumbre de algunas personas de no dormir con pijama, en estos casos en los que la piel entra en contacto directo con las sábanas, los cubre colchones y las fundas de las almohadas, el lavado de estas piezas textiles debe ser incluso más frecuente, siendo recomendable que se realice cada dos o tres días.

Ese es el plazo de tiempo que también recomiendan los expertos en el caso de las toallas de mano, las cuales suelen ser usadas por diferentes personas. Las manos son zonas del cuerpo que acumulan muchos gérmenes a través del tacto y además la ubicación del baño también suele ser un espacio donde se suele concentrar suciedad. Hay que tener en cuenta que por mucho que intentemos ahorrar agua, ésta siempre está presente en un espacio del hogar como es el baño. Es habitual que el agua quede impregnada en alfombrillas y toallas, provocando humedad en las mismas.

 

Además de lavar las sábanas y las toallas en los plazos indicados, también hay que tener en cuenta otros elementos textiles de la casa como son los trapos de cocina. Para cuidar el hogar y su higiene, es recomendable que los paños de cocina que suelen pasar por muchas manos y entrar en contacto con restos de comida de manera constante, se laven también con la misma frecuencia que las toallas y las sábanas.