¿Existe una conexión entre tu salud mental y el diseño de tu casa? Seguro que la hay: sin importar dónde vivas, un cuidado diseño interior puede convertir tu espacio en tu santuario.

 

Factores como el diseño de tu habitación, los sonidos del exterior e incluso los esquemas de color definirán el carácter de tu hogar. Estos elementos de diseño pueden afectar a tu salud física y mental de maneras que nunca hubieras imaginado.

 

Seguros en nuestro hogar.

 

En muchos sentidos, cuidar nuestros espacios es cuidarnos a nosotros mismos. Nuestros espacios personales son los que preparan el escenario para todo lo que hacemos fuera de ellos. Si tu hogar es puro desorden, tu zona de la oficina suele serlo también y tal vez incluso tus rutinas puedan ser así.

 

Eliminar el desorden forma parte del cuidado de tu espacio. Dado que no somos capaces de controlar gran parte de lo que sucede a nuestro alrededor, debemos esforzarnos por controlar lo que podemos y comenzar con nuestro espacio vital. Los espacios realmente bien diseñados pueden curar tu psique y aumentar nuestra capacidad de disfrutar. Es posible que te quedes más en casa si tu espacio satisface tu necesidad de equilibrio y funcionalidad. Incluso puedes notar que descansas mejor.

 

Cuando pensamos en nuestros paraísos personales los recreamos como el lugar donde está bien hacer lo que nos apetezca. Es nuestra casa: si queremos, podemos dejar platos en el fregadero, pilas de libros y papeles en nuestro escritorio, tener un tocador revuelto, los niños pueden correr y saltar. Y aunque todas esas cosas constituyen el típico entorno de la vida familiar, es posible que en realidad no contribuyan a nuestra felicidad. Muchas veces nos retiramos a nuestras habitaciones en busca de paz y tranquilidad, pero ¿están nuestras habitaciones diseñadas para transmitir comodidad?

 

Lleva la naturaleza adentro

El ser humano desea estar al sol, en un bosque, un prado verde, un parque de la ciudad, cualquier sitio al aire libre. Somos y nos sentimos mejores cuando los elementos naturales nos proporcionan espacio y aire fresco a nuestro alrededor. Hay muchos estudios que determinan que pasar tiempo en el exterior puede reducir los patrones de pensamiento negativo y que las personas que viven fuera de las ciudades o cerca de espacios verdes tienen tasas mucho más bajas de ciertas enfermedades. Una opción es llevar la naturaleza adentro para ayudar a calmar el ansia subconsciente de sumergirse en ella.

 

-    Elige colores arena, cielo, gris, marfil o blanco para elementos de fondo como el sofá o las alfombras.

-    Incluye madera en la decoración.

-    Decora con elementos que muestran la naturaleza, como textiles florales o fotografías de paisajes.

-    Usa plantas y flores; puedes cultivar hierbas frescas en tu cocina.

 

Aprovecha la luz natural

Si es posible, haz del sol tu fuente de luz durante el día. Abre las cortinas y las ventanas para que entren la luz y la brisa fresca -especialmente ahora, que debemos ventilar con mucha frecuencia para sentirnos seguros en nuestro hogar-. Esto aumentará tu productividad, mejorará tu sueño, aliviará dolores y molestias y en general, te sentirás mejor de salud.

 

Da una nueva mano de pintura.

La psicología sugiere que ciertos colores tienen efectos calmantes, mientras que otros provocan la respuesta de huir. Ciertos colores nos ayudan a relajarnos y descansar, como el azul, que puede recordar al océano. Los tonos crema pueden evocar la arena de la playa, y el gris pálido es el color casi universal de la calma.

Algunos colores como el amarillo y el verde pueden ayudar a la creatividad. El rojo, sin embargo, está asociado con el estrés y aunque se ha utilizado últimamente en el diseño de interiores, no encontrarás muchos decoradores que recomienden este tono en el esquema general de tu hogar.

 

Selecciona bien los textiles

Las alfombras, mantas y cortinas ocupan una gran cantidad de espacio visual en cualquier hogar. Puedes usar esos lienzos en blanco para agregar toques de color y crear un telón de fondo relajante. Además son elementos decorativos que ayudan contra el frío en casa. 

 

Sonidos relajantes

La contaminación acústica no es solo un factor irritante, sino que puede desencadenar una enorme cantidad de estrés, aumentar las enfermedades cardíacas, las enfermedades mentales y otros problemas relacionados con la salud. Todo esto nos supone un riesgo mucho mayor en las grandes ciudades que en cualquier otro lugar. A pesar de que nos guste el ajetreo y el bullicio de la vida en la ciudad, nuestra mente no puede mantenerse saludable y nuestro cuerpo la seguirá. Si vives en la ciudad, debes saber que sería bueno poder insonorizar bien tu hogar o hacerte con un dispositivo de cancelación de sonidos. Puedes pedirle a tu asistente virtual que reproduce sonidos de olas o lluvia, utilizar la chimenea de Netflix durante los meses más fríos, colocar una fuente decorativa en el dormitorio para escuchar el agua que fluye…

 

Aceites esenciales

Son realmente útiles para disfrutar de un sueño reparador, leer un libro o relajarse en el sofá. Simplemente, respira lavanda: sus poderes curativos son increíbles. Algunos estudios sugieren que aromas como los de la naranja, el sándalo, la bergamota, la lavanda, la rosa o el limón podrían ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad y depresión.

 

Expulsa el desorden de tu vida

Lo más importante para mantener estable nuestra salud mental es eliminar el desorden. Algunas personas parecen coleccionar cosas y llenan todos los espacios, pero te encontrarás mucho más feliz viviendo en plan minimalista. Si hay cosas que no has usado hace más de un año, considera regalarlas o tirarlas.

Cuantos menos elementos innecesarios tengas en tu espacio vital, mejor. El orden reduce el polvo o los peligros de tropiezos -y el tiempo que necesitas para limpiar-. Estar en una atmósfera ordenada te ayudará a concentrarte y prepararte mentalmente para tu día. Cuando empiezas tu jornada con poco estrés y mucha felicidad en tu espacio, tu capacidad para funcionar, trabajar y tomar decisiones (y sentirte bien con ellas) es mucho mayor.

 

Diseña la vida que te gustaría

El cuidado que pones en tu espacio es casi siempre un reflejo del cuidado que necesitas tú mismo. Haz que tu hogar sea lo más seguro, abierto, amplio y bien diseñado que puedas.

Pasarás más tiempo con la familia, ahorrarás dinero porque te apetecerá salir menos -que en esta época marcada por el coronavirus, es lo que las autoridades sanitarias recomiendan- y además, disminuirá tu riesgo de padecer enfermedades asociadas con el estrés.