Seguro que te ha pasado alguna vez, ves manchas de cal, las limpias como puedes y en un breve periodo de tiempo vuelven a aparecer o hacen que el material de la grifería adquiera un color feo, ¡son odiosas!

Que el agua llegue a nuestro hogar sin cal no podemos evitarlo y, aunque ya podemos instalar griferías con materiales adecuados para que la cal no se fije, luchar contra ella sigue siendo uno de las principales preocupaciones a la hora de afrontar la limpieza de nuestro hogar.

Pues bien, como ya os hemos contado en otros artículos dedicados a la limpieza de grifería, existen remedios caseros y productos cotidianos que podremos utilizar para eliminar la cal de nuestros grifos, pero, antes de nada, deberíamos seguir la siguiente recomendación:  

  • Si los grifos no tienen instalado un filtro, deberías instalarlo tú. Puedes adquirirlo en cualquier gran superficie o ferretería. Ayudará a disminuir la cantidad de cal. Además, está demostrado que, con el paso de los años, los grifos con filtro se encuentran en mejor estado que los que nunca lo han tenido. Por algo será…
  • Tener un buen seguro de hogar adaptado a tus necesidades también ayuda a hacer frente a posibles accidentes en baños o cocina…

Una vez tenemos los filtros y todo está en buen estado, nuestro día a día seguramente nos impida poder limpiar a fondo la grifería una vez por semana y, seamos realistas, seguramente nos pongamos manos a la obra una vez al mes. Lo ideal sería mantener, pero, si no podemos, llegado el momento deberíamos limpiarlos a fondo con:

  • Vinagre de manzana: infalible. Frota con un estropajo que no raye y verás como los grifos comienzan a rejuvenecer.
  • Bicarbonato: ¿hay superficie en este mundo que no logre limpiar el bicarbonato?
  • Descalificador o productos químicos comprados: ya no son remedios caseros, pero si funcionan muy bien, en el mercado puedes encontrar infinidad de marcas y modelos.

Ahor así, por fin, ¡grifos como nuevos!