A muchas personas les gustaría saber cómo freír croquetas congeladas sin que se rompan, ya que siempre que se disponen a hacerlo, acaban sacando de la sartén una mezcla de bechamel y rebozado que en nada se asemeja a este apetitoso alimento.

Freír una croqueta puede parecer algo sencillo. De hecho, lo es, pero como todo, requiere de una sencilla técnica y de la aplicación de unos pequeños trucos.

A continuación,  vamos a mostrarte, paso a paso, todo lo que debes hacer y así salir de dudas, de una vez por todas, a la hora de preguntarte cómo freír croquetas congeladas sin que se rompan.

  1. Coloca en una sartén amplia suficiente aceite como para que las croquetas queden cubiertas en al menos un 80% de su volumen. Otro consejo es que utilices un buen aceite. El de oliva dará un sabor al rebozado mucho más apetitoso.
  2. Pon la sartén en el fuego a una temperatura elevada. Vas a necesitar que el aceite esté bastante caliente. Piensa que las croquetas congeladas enfriarán el aceite en cuanto las coloques en él.
  3. Si las croquetas son caseras, procura que la bechamel no quede demasiado líquida y que el rebozado cubra bien la masa para que al ser frito selle bien.
  4. Calienta el aceite, mejor de usar aceite de oliva por su valor nutricional, hasta que notes que éste está a punto de humear. Vigila que no se queme.
  5. Una vez caliente, coloca una croqueta para comprobar el punto de fritura. Deben salir burbujas. Si no, significa que el aceite aún no está lo suficientemente caliente.
  6. Gira la croqueta rápidamente, antes de que se dore, para que, al primer golpe de fritura, quede el rebozado bien sellado.
  7. Añade poco a poco más croquetas, no demasiadas, para que no se apelmacen unas con otras y tengan espacio suficiente para poder ser giradas.
  8. Si notas que, al añadir más croquetas, dejan de salir burbujas, significa que el aceite se ha enfriado demasiado al echarlas. Retíralas con una espumadera y espera a que el aceite vuelva a coger el punto de temperatura necesario.
  9. El último truco para saber cómo freír croquetas congeladas sin que se rompan es que, cuando veas que la bechamel asoma por algún poro del rebozado, las retires de la sartén.

Si te interesa tu salud y la de tu familia, consulta a nuestros seguros de salud.