El cuidado de nuestro hogar es una de las tareas a la que debemos atender cada día para mantenerlo limpio y acogedor.

Uno de los elementos imprescindibles en una casa es el radiador. Se trata de un objeto fundamental en temporada invernal, necesario para mantener la casa a la temperatura adecuada.

Antes de que finalice el periodo estival, debemos asegurarnos de que nuestros radiadores funcionan correctamente. Durante el verano, los radiadores de la casa pasan demasiados meses apagados, por lo que es lógico que se debiliten sus funciones y se obstruyan sus conductos.

Antes de volver a ponerlos en funcionamiento es recomendable revisarlos, purgar los radiadores y pintarlos si su aspecto externo también se muestra deteriorado.

Es en esta última tarea mencionada, la de pintar los radiadores, en las que nos vamos a centrar.

A continuación os mostramos, paso a paso, cómo pintar radiadores para que luzcan como nuevos:

  • Protege todo lo que rodee al radiador que te dispongas a pintar, con plásticos y cinta de carrocero (suelo, pared, rodapiés, etc.). De esta forma evitarás que cualquier resto de pintura que se pueda desprender durante el trabajo, manche otras zonas cercanas.

  • Puedes pintar el radiador manteniéndolo en su lugar fijo o desmontándolo. Si lo pintas en el lugar fijo, asegúrate de contar con los rodillos y brochas necesarias que puedan llegar a cada rincón de difícil acceso.

  • Antes de proceder con el trabajo, asegúrate de limpiar bien el radiador antes de pintar. Si una vez limpio y purgado, decides ponerlo en marcha para comprobar que funciona a la perfección, una vez comprobado, apágalo y no procedas a pintarlo hasta que no se haya enfriado.

  • Lija la superficie del radiador para eliminar las antiguas capas de pintura y asegurarte que los nuevos productos que vas a aplicar, se impregnarán sin problema.

  • Aplica una capa de imprimación destinada al tipo de material que conforme los radiadores de tu casa. Estos pueden ser de aluminio, hierro, plástico, acero… Consulta con un profesional para que te aconseje la imprimación más recomendable en cada caso.

  • Pintura esmalte: cuando ya esté seca la capa de imprimación, aplica la primera capa de pintura o esmalte para radiadores. El esmalte especial para metales suele ser el más utilizado para pintar los radiadores.

  • Deja sacar la primera capa de pintura y después aplica una segunda capa.

  • Deja secar la pintura un día entero antes de poner los radiadores en funcionamiento.