Uno de los motivos que más nos impiden vivir con tranquilidad en nuestra casa, es el elevado coste de algunas facturas. La de la electricidad es una de las más temidas y es la que suele presentar los costes más elevados.

Reducir el consumo de los electrodomésticos es posible para lograr un mayor ahorro energético. SI aprender a usar de forma eficiente tus electrodomésticos, no sólo le estarás haciendo un favor a tu bolsillo, sino que también estarás ayudando a cuidar del medio ambiente.

A continuación os mostramos cómo reducir el consumo de los electrodomésticos, ofreciéndoos unos útiles consejos que la Organización de Consumidores y Usuarios ha proporcionado tras un estudio realizado:

  • Procura poner en marcha el lavavajillas y la lavadora sólo cuando su capacidad esté completa. Usar estos electrodomésticos cuando su carga está poco llena de objetos para la cocina en el primer caso, o de ropa en el segundo, te obligará a tener que utilizar más ciclos de lavado que los necesarios.
  • Los lavados en frío de la lavadora, ahorra más de la mitad del consumo de energía de este electrodoméstico.
  • Ahorrar electricidad es posible si, además de los puntos indicados anteriormente, atendemos aparatos eléctricos como el televisor, cargadores, ordenadores… que solemos dejar enchufados y encendidos aunque no los estemos utilizando. Una televisión en modo Stand by o un cargador enchufado mientras no los utilizamos, consumen energía.
  • Reducir el consumo de un electrodoméstico como el frigorífico, es posible si sabemos ajustar las temperaturas de manera adecuada y si cuidamos su mantenimiento. La acumulación de escarcha en su interior genera que el frigorífico consuma más electricidad. Utilizar temperaturas más bajas de las necesarias, también. Con una temperatura de unos 5°C para el refrigerador, y de unos -18°C para el congelador, será suficiente.