La limpieza de la casa es una tarea que sin duda nos trae de cabeza, y aunque a raíz de la pandemia del coronavirus nos hemos puesto las pilas, sigue siendo una labor que nos cuesta mucho hacer.

Una de las tareas más costosas es la de limpiar cristales y espejos, porque requiere tiempo y dedicación. Especialmente porque es una tarea que solemos dejar más aparcada y luego nos cuesta más sacar las manchas.

En muchas ocasiones cuando nos ponemos a limpiar cuando los espejos que tenemos en casa, nos damos cuenta de que por más que hagamos y nos esforcemos no quedan del todo limpios y en muchas ocasiones quedan marcas. Por mucho que tratemos de hacer no conseguimos sacar esas molestas marcas.

Es posible que no sepas que estás haciendo mal, por eso antes de ponerte mano a la obra existen una serie de recomendaciones para limpiar espejos:

  • No utilices productos hechos a base de disolventes químicos.
  • No abuses del producto ya que podrían quedar manchas cuando se seque.
  • Divide el espejo por secciones para limpiarlo y hazlo a un ritmo constante en un solo sentido.
  • Hay quien recomienda usar papel de periódico en lugar de un trapo, ya que no deja pelusas ni marcas, pero si la idea del periódico no te convence, puedes usar papel de cocina.
  • Si es posible procura limpiar los espejos de la casa los días nublados, porque si les mucho sol directamente el producto se evapora más rápido y facilita la aparición de las manchas.

Remedios caseros de limpieza de espejos

Si tus espejos son delicados y prefieres decantarte por productos de limpieza más naturales, te vamos a dar un par de trucos para una limpieza infalible:

  • Agua, jabón y vinagre de vino blanco: para esta mezcla solo necesitas un cubo o un barreño con agua para hacer una mezcla. Como truco para la limpieza puedes usar el periódico que no deja rastros o en su defecto el papel de cocina.
  • Con limón: si te desagrada el olor a vinagre, puedes sustituirlo por zumo de limón. Las características de esta fruta van muy bien para limpiar y pulir el espejo. Para hacer la mezcla repite el paso anterior, pero en esta ocasión tres limones exprimidos a un cubo de agua. Cuando lo tengas ya puedes proceder a la limpieza.

Como limpiar los espejos del baño

Sin duda el baño es una de las estancias de la casa que más utilizamos y los espejos de estos cuartos son los que reciben más manchas diariamente. Por este motivo debemos prestar mayor atención a su limpieza y hacerlo de forma continuada.

Ten en cuenta que tener los espejos sucios del baño no solo da una imagen pésima de tu hogar, también necesitamos tener una buena visión de lo que estamos haciendo, como afeitarse, maquillarse, lavarse los dientes… Este último es lo que más llena de salpicaduras al espejo, además de recibir manchas de todo tipo.

Para que tus espejos queden perfectos, lo primero que tienes que hacer es quitar los restos de suciedad con un paño de microfibra. Puedes usar un limpia cristales, pero la opción más óptima es usar alcohol. Humedece un paño con un poco de alcohol y frota sobre las manchas que pueda haber en el espejo. Para secar, finaliza con el paño de microfibra que te ayudará a pulir la superficie.

Truco extra: si quieres acabar con esas gotas secas tan molestas que quedan debido a las salpicaduras límpialas con servilletas de papel humedecidas con alcohol. Para un acabado perfecto, pasa por cada gota.

Limpieza con amoniaco

El amoniaco es sin lugar a dudas uno de los productos más versátiles para la limpieza del hogar. En el caso de que nos encontremos un espejo muy sucio la mejor solución es hacer uso del mismo porque acaba con las marcas más resistentes. Cuidado, nunca uses amoniaco directamente, mézclalo siempre con agua caliente y aplícalo con un trapo.

Para casos muy extremos, como espejos muy viejos y con mucha suciedad, si fuera necesario, podrías hacer una mezcla de agua con alcohol y amoniaco a partes iguales.