Si tenemos la suerte de poder irnos unos días de vacaciones fuera evitaremos aumentar el gasto destinado al hogar, pero lo estaremos gastando en nuestro merecido descanso, es más, probablemente en casa gastaríamos menos, pero… ¡es tiempo de salir!

Por ello, vamos a tratar de ahorrar en casa para que la vuelta al cole y las vacaciones no nos supongan un esfuerzo desorbitado y podamos asumir todo con normalidad.

¡Toma nota de estos consejos para ahorrar energía con la llegada del calorcito!

  • Evita dejar el televisor en modo “espera”.
  • Si tienes el cargador del ordenador, la tablet, la tele, el dvd y hasta la guirnalda de luces que da un toque especial a tu salón, en diferentes enchufes, trata de utilizar un “ladrón” o una base de conexión múltiple. Así, te será más sencillo apagar todo a la vez y puede que ahorres más de 40€ anuales con este sencillo gesto. Haz lo mismo en todas las estancias.
  • Si te vas más de medio mes, aprovecha para descongelar la nevera y dejarla durante todas tus vacaciones desenchufada, ¡vacaciones para todos!
  • Fija la temperatura del aire acondicionado en 26 grados para que la temperatura se mantenga constante. Estos aparatos tienden a gastar mucha energía, quizá con tener un ventilador (de pie o de techo) te sirve, has de valorar todas las opciones. Además, tu garganta te lo agradecerá. Si llegas a casa acalorado/a, evita bajar al mínimo la temperatura del aire acondicionado, ¡no imaginas lo que gasta esa acción!
  • Los termostatos de iluminación también ayudan a ahorrar ya que gastan únicamente la intensidad de luz necesaria. Igual con las luces automáticas de las zonas comunes.
  • ¡No dejes nunca las luces encendidas! Es la ley “number one” para ahorrar en casa.
  • Parece una tontería, pero, mantener limpias las lámparas evitará que tengamos que evitar su potencia.

Por último, lo más importante, contrata un seguro de hogar que te proteja ante robos, no lo consideres un gasto sino una inversión en seguridad. Ahora solo queda disfrutar del verano, ¡ya tocaba!