Además, este año tu descanso necesita un cambio, pasadas las fiestas y, con el fin de aprovechar las rebajas, te propones a cambiar el colchón pero, ¿Cuál elegir?

Hay tanta variedad de colchones para elegir en el mercado que, en muchas ocasiones, nuestra atención se ve alterada y aplazamos el momento. ¿Qué colchón compro? ¿Por dónde empiezo? Antes de nada, sigue estos consejos, teniendo toda la información clara, ¡el proceso de compra puede durar solo unas horas!

  1. Paso 1: anota las necesidades. ¿Colchón bajo o alto? ¿Duro o más blando? ¿Qué medidas? ¿Verano e invierno? ¿Regulador de temperatura? ¿Qué material me vendría mejor? ¿Aprovecho y compro un soporte tipo canapé u otro más minimalista? ¿Quizá un tatami? ¡Anota todo lo que necesites! Con este paso ya tienes un 70% de la compra adelantado.
  2. Paso 2: realiza búsquedas a través de Internet, inscríbete en las bases de datos de marcas en las que te gustaría adquirirlo (por si recibes alguna promoción). Compara precios y, con toda esta información, fija un presupuesto.
  3. Paso 3: con todo el trabajo anterior puedes hacer un tour por las tiendas para probar “In situ” el colchón en cuestión. Adquirirlo a través de Internet es muy cómodo pero, si no estás 100% segur@, lo mejor es que lo pruebes.

Los especialistas recomiendan cambiar el colchón alrededor de cada 10 años, cifra que disminuye si el colchón es de calidad media-baja. Nuestro consejo, para mejorar tu salud y tener un buen descanso, es que no escatimes demasiado en la compra de un colchón ya que tu salud lo agradecerá. El low cost o una mala elección pueden convertirse en una pesadilla. Imagina un dolor de espalda diario o no dormir bien día tras día… ¡No!