Los que ya tenemos cierta edad, recordamos con cierta nostalgia la utilidad musical que otorgábamos a estos bolígrafos. Sí, eran la mejor herramienta de los 80 y 90 para volver a introducir la cinta que solía salirse de los casetes o para rebobinar. ¡Qué vintage todo!

Además, el boli BIC tiene todavía más curiosidades tras de sí, algunas de ellas estamos seguros de que te sorprenderán.

  • ¿Quién no ha copiado en un examen con un boli BIC como herramienta? Era perfectos para esconder chuletas y había incluso quien escribía en su superficie con la ayuda de la punta de un compás. La realidad es que cuando terminaban de escribir, ya se habían aprendido la lección…
  • ¡La cerbatana! De patio de instituto puro y duro.
  • Eliminar el estrés mordiendo la tapa es una terapia multitudinariamente reconocida.
  • El agujero del tapón tiene una explicación. Si alguien se lo tragara por accidente podría respirar gracias a ese agujero y se evitaría así la asfixia.
  • Eternas horas estudiando en casa o en la biblioteca, prestando atención en clase y siempre, siempre haciendo malabares con el boli BIC.
  • Arte. Hay verdaderos artistas que realizan ilustraciones o retratos ayudándose únicamente de un boli BIC. El resultado es verdaderamente fabuloso, ¡de 10! Nosotros, mientras, solo sabemos dibujar la típica persona con 3 palos y cabeza redonda, ya sabes.
  • ¡Un boli BIC podría salvarte la vida! De hecho, ya ha salvado a infinidad de personas sirviendo de ayuda para una traqueotomía de urgencia. El tubo del bolígrafo ayudaría a mantener abierto el orificio por donde entra el aire. ¡Alucinante!
  • Demostración típica de electricidad estática. Frótalo primero con la ropa o el pelo y luego acércalo a trocitos de papel…
  • Ideal para peinados. ¡Pelo recogido en un segundo!

Ahora, el famoso misterio BIC, ¿alguna vez has logrado agotar alguno de principio a fin? ¡Siempre nos desaparecen antes! Ojalá hubiera forma de asegurar nuestro boli querido…