¡Apto para padres y madres sobresalientes! A lo largo del día no estamos todo el tiempo que nos gustaría con nuestros hijos y, en el caso de quien, si lo está, ¿cómo pasa el tiempo? ¿Los escucha o vive absorto/a en sus preocupaciones?

Pongamos un supuesto, una familia con tres niños de 7, 11 y 15 años cuyos padres trabajan durante todo el día sin flexibilidad de horarios, además, sus puestos de trabajo están algo lejos por lo que pasan todo el día fuera. Su rutina diaria comienza, tras un rápido desayuno en familia, dejando a los niños en el cole hasta que vuelven a encontrarse a media tarde, tras las actividades extraescolares.

Una vez llegan a casa, preparan las tareas del cole, juegan en su tiempo libre, más tarde toca el tiempo de aseo y cena antes de ir a la cama a leer un rato antes de dormir.

Pongámonos en la visión de los padres, ¿nos daría tiempo entre toda esta vorágine de escuchar a nuestros hijos y pasar tiempo DE CALIDAD con ellos? Piénsalo bien… ¡seguro que no! Ellos se duchan mientras preparas la cena, durante los deberes sales un momento a la compra, etc.

Pues bien, la regla de los tres minutos mejorará considerablemente vuestra relación y fomentará que los niños depositen su confianza. ¿Cómo? Sigue estas sencillas pautas y crearás la rutina antes de lo que crees.

  • Cada vez que te encuentres con cada uno de tus hijos invierte 3 minutos en preguntarle algo. ¡Muestra interés por ellos!
  • Trata de mantener contacto visual, es decir, agáchate, ponte a su altura y tócale. Ellos verán que les tomas en cuenta.
  • Da igual que acabes de verle hace cinco minutos, se trata de hacerles sentir importantes cada vez que los ves. Al parecer, se ha demostrado que, si ellos han de contar cualquier cosa que se mantiene en su memoria, los primeros minutos son cruciales para que lo cuenten.

Así, entre cada una de las actividades diarias sacaremos pequeños momentos para estar con ellos. En un hogar con tan buena comunicación da gusto habitar, ¡enhorabuena!

No la “fastidies” desprotegiendo a tu familia sin un seguro de hogar, contratarlo en sencillo y es más económico de lo que verdaderamente piensas.