La cocina es uno de los lugares de más uso de la casa. De hecho, en muchas ocasiones incluso acaba siendo el objeto de las reuniones. Pero no hay nada más agobiante que tener un cocina pequeña y mal aprovechada.

Si tienes una cocina pequeña en tu casa y quieres renovarla o darle un nuevo aire para que quede más moderna visual y no de la sensación de estar atestada, toma nota de unos cuantos trucos para que todo quede bien aprovechado sin agobiarte.

Aprovecha bien el espacio

Uno de los peores errores que se comenten cuando se diseña una cocina pequeña es no aprovechar bien los espacios. Es una necesidad para sus dueños poder aprovechar cada centímetro y recoveco, eso sí con coherencia. Por ese motivo no todas las cocinas requieren llevar los muebles hasta el techo, sino que cada espacio ha de ser bien proyectado. Es probable que en algunas ocasiones tengas que recurrir a los muebles a medida. Es una opción más cara pero que se amortizará seguro.

Infórmate bien sobre los materiales existentes

Aprovéchate de los grandes avances que hay actualmente, por eso cuando vayas a reformar la cocina entérate bien de los materiales existentes y de sus características, tanto para las encimeras como para el mobiliario. Tampoco te pierdas las últimas tendencias en materiales y funcionalidades que hay grifería, que siempre dan un toque de distinción, y los electrodomésticos como campanas extractoras que se integran en la placa de cocción o los trituradores bajo el fregadero.

Ten en cuenta las características del espacio

Es importante que el diseño de una cocina pequeña se haga en función de cómo sea el espacio, sus características y las necesidades de quien la va a utilizar. Por eso en algunas puede que gane más una cocina que tenga un frente despejado y solo con módulos bajos. La dará a la estancia ligereza, y en la pared se pueden colocar estantes en lugar de muebles cerrados en la parte alta hasta el techo. O, en otros casos puede que parezca visualmente más larga si colocamos muebles altos horizontales que no toquen el techo.

Pon los electrodomésticos a la vista

Tener una cocina despejada creará el efecto de una estancia más organizada y amplia. Por eso, es buena idea optar por poner unos muebles sencillos, incluso con tiradores integrados, como los electrodomésticos. Puedes colocar a la vista en un frontal a la vista a modo de columna el horno y el microondas, y poner también el frigorífico.

No usar frentes continuos

Este es otro de los errores más comunes cuando se monta una cocina pequeña. Procura colocar revestimientos que crean sensación de continuidad y evitan las juntas, especialmente en la zona del frente del trabajo. De hecho, tiene un doble beneficio porque no solo es estético, también facilita la limpieza. Para el frente de la cocina elige baldosas rectificadas, sin juntas, o bien opta por materiales como el microcemento o las piedras acrílicas o sintéticas, que prolongan la encimera en el antepecho.

No al alicatado completo

Si tienes poco dinero para renovar tu cocina ahorrarás dinero si no alicatas todas las paredes de suelo a techo. De este modo aportarás calidez a la cocina si optas por utilizar pintura plástica, o innova con el uso de revestimientos vinílicos en aquellas zonas que podrán ser más susceptibles de mancharse. Si optas por el microcemento también te ayudará a crear un espacio continuo si lo pones en suelo y paredes. Y si usas azulejos puedes hacerlo hasta cierta altura y combinarlo con otro elemento.

Cuida la iluminación

En cualquier cocina es fundamental que el proyecto de iluminación esté bien planteado. Es muy importante sacar partido a la luz natural. Pero si la estancia carece de ventana puedes tratar de dar luminosidad al espacio por medio de tabiques de cristal y otras aperturas. Pero, además de cuidar la luz general que pones en el techo, puedes dar ciertos toques con focos o tiras sobre la zona de trabajo y la ambiental, para que la cocina sea un lugar confortable.