Lo que sucede es que dicha visita, no es muy deseada que digamos. Es más, nos molesta un poco.

Bien sea en la terraza o en nuestra casa, ¿cómo podemos acabar con estas visitas inesperadas sin utilizar químicos? ¿Qué tal si aprendemos a hacer insecticidas o repelentes nosotr@s mism@s?  Antes de nada, vamos a diferenciar entre insecticidas y repelentes.

  • Los insecticidas tienen como objetivo eliminar a los visitantes una vez estén asentados en nuestro hogar o terraza.
  • Los repelentes tratan de evitar que nunca seamos una opción para sus visitas inesperadas. ¡Mejor prevenir que curar!

Vamos allá con estos trucos caseros, ¡esperamos que os sirvan!

  • ¡Ajo jabonoso! Se trata de elaborar una creman con ajo y agua destilada. Mézclalo bien con la ayuda de una licuadora o similar. La textura ha de quedar tipo al jabón líquido elaborado a través del aceite usado.
  • ¡Cuidado al tocar! Este otro repelente infalible está elaborado con ortigas. Mezcla 3 o 4 vasos de estas hojas con agua y pulveriza todo tu jardín o exteriores.
  • Bicarbonato, ¡nuestro producto preferido! Rocía todas las esquinas, interior de muebles de cocina y similar durante este verano. Sobre todo, para temas relacionados con las cucarachas…  Aaagggss!!! Nos cuesta hasta escribir su nombre…
  • Insecticida con chile como ingrediente principal: pon a hervir cuatro litros de agua con tres o cuatro cucharadas de chile deshidratado y, si es fresco, añade mucha más cantidad. Deja reposar esta infusión y rocía a los visitantes y resto de superficies con ella al día siguiente.
  • ¡El infalible! Mezcla 1 cabeza de ajo, una cebolla (no muy grande) una cucharadita de pimienta cayena en polvo, 1litro de agua y una cucharada de detergente de lavavajillas líquido.

Contrata aquí tu seguro de hogar para tener más protección. ¡Los peligros acechan!

Pd. Si conocéis alguno más que os haya funcionado en alguna ocasión, ¡no dudéis en dejarlo en el cuadro de comentarios! Tomaremos nota con atención.